EntrevistasGeneral

Víctor Marcen: «Seis años después, he vuelto a jugar al tenis»

Por Alejandro Pérez

Para Víctor Marcén (Zaragoza, 1983), este 2021 ha sido «bastante bueno». Pandemia aparte, este ingeniero informático maño ha vuelto a jugar al tenis en silla tras seis años sin hacerlo. A finales de 2014 se le produjo una úlcera que no sólo le impedía jugar al tenis, le impedía vivir con normalidad. Y puede decir que antes de acabar 2021 ha vuelto a competir a nivel nacional.
Tras mucho tiempo de incertidumbres, heridas abiertas, esperas y paciencia (incluso para el día a día) Víctor vuelve a ver la luz. Por teléfono desde su Zaragoza natal, el tenista aragonés charla con Industria del Tenis sobre cómo ha sido este 2021. De pelotear a jugar partidos individuales en torneos nacionales. Y lo que viene para 2022.La primera, para ponernos en antecedentes.

¿Cómo empezó a jugar el tenis y cómo llega a final de 2020?
Víctor: «La silla de ruedas llega en 2008 cuando sufro una lesión medular. El nombre técnico es mielitis transversa amiotrófica de etiología desconocida. En la rehabilitación en Badalona es donde cojo la Raqueta como parte de la actividad del centro. Los responsables de la rehabilitación me dijeron que me veían posibilidades con el tenis y me ponen en contacto con los dirigentes de tenis de Aragón (Carlos Pina y Miguel Tena). En 2013 es cuando empiezo a pensar en el profesionalismo y compito hasta 2015 cuando llega la úlcera. Me he operado hasta cinco veces (la última en mayo de 2020) y a finales del año pasado las perspectivas eran bastante positivas. No solo para el tenis sino para mi vida diaria en general».

Antes de entrar en detalles de este año. Pese a la pandemia de la que aún nos recuperamos, en el plano personal, ¿Qué balance hace?
Víctor: «Para mí, el año 2021 ha sido un año bastante bueno, dentro de lo que cabe con la pandemia. Puedo decir que he curado la úlcera, he podido volver a entrenar y he podido volver a jugar torneos».

Antes de siquiera pensar en sentarse en la silla de tenis y coger la Raqueta, la herida tenía que cerrarse. ¿Cómo fue ese momento en que le dicen que ya ha cerrado?
Víctor: «El 4 de marzo de 2020, cuando vino el medico a hacerme una de las revisiones a ver cómo iba la herida, destapó y Sheila (su pareja y prometida) vio que por fin se había cerrado del todo, me lo dijo y nos echamos a llorar tras tanto tiempo en que hemos sufrido. Fueron lloros de alegría, pero una alegría muy, muy gorda».

Con la herida cerrada del todo, momento de volver a entrar en una pista.
Víctor: «El primer día que pude pegar un raquetazo a una pelota fue bastante especial. Además, era la primera vez que Sheila me veía jugar y para ella fue también muy importante».

Las sensaciones fueron muy buenas por el hecho de volver a la pista. Pero claro, seis años parado se tuvieron que notar.
Víctor: «El primer día que quedé a pelotear en el club El Olivar fue muy duro para mí. Volver a meterme con la silla en una pista tras tanto tiempo inactivo, me costó bastante. Pero la sensación de volver a moverme por la pista y golpear la pelota varias veces, fue brutal».

El siguiente escalón que publica en sus redes sociales es un set de exhibición con varios compañeros. Ya no es entrenar. Ya es jugar, aunque no sea competir.

Víctor: «El set de exhibición estuvo muy bien. Lo jugué con Clos Pina, Juan Cerveró y Jorge Iglesias. Me hicieron sentir muy bien. Pudimos inaugurar la pista de escatrón de tenis. Para mí fue casi una nueva experiencia tras tanto tiempo. Disfruté mucho. Y comprobé que, tras tanto tiempo, jugar un set de más de una hora, todo seguía bien. Fue una alegría».

En el Campeonato de España por Autonomías de tenis en silla comienza formando parte del
equipo… ¡y acaba jugando dobles! ¿Se esperaba competir?

Víctor: «En un principio, la idea era formar parte del equipo aragonés de tenis en silla como capitán apoyando a Carlos y a Juan, que habían completado la temporada y que jugasen ellos los individuales. Si llegábamos a algún partido de dobles y ellos quisieran que jugara yo, poder hacerlo. En la semifinal de consolación se jugó los dobles definitivos ante Andalucía, decidieron que podía jugarlo y fue una alegría inmensa poder volver a competir en un torneo nacional. La
lástima fue no pasar la eliminatoria, pero se queda la alegría de poder volver a jugar».

Ya habías peloteado, jugado en exhibición y debutado en dobles. Faltaba el partido individual. Y el I Zaragoza Open te dio la oportunidad a principios de noviembre.
Víctor: «El Zaragoza Open fue otra historia. Era el primer partido de competición individual. Pista de tierra contra Pelayo Novo, un jugador que llevaba disputada toda la temporada y con ritmo de juego. Yo totalmente parado tras seis años. Fueron tres horas de partido, llegando al tercer set. Me dejó muy cansado para el resto del torneo, pero fue volver a jugar. Además, en dobles, volví a compartir pista con mi compañero José Coronado. Vino su familia a Zaragoza y el abrazo que me dio su hijo pequeño cuando acabamos el partido fue como si hubiéramos ganado. El remate final fue poder jugar en semifinales de consolación contra Carlos, el número uno de Aragón (y 130 en España), acabar ganando el partido tras perder el primer set 6-2 y el cansancio que llevaba. Poder remontar fue espectacular. La final, tras 6-7 horas en pista, me pasó factura y perdí la final, pero eso ya era lo de menos».

Volviendo a las semifinales ante Carlos, en su perfil de Twitter hay un video donde se le ve rompiendo a llorar y tirando la raqueta. ¿Qué sintió en aquel momento?
Víctor: «Al final del partido contra Carlos me rompo. Tras todo lo que hemos pasado tanto tiempo con la úlcera que no se cierra, ganar un partido que no te esperas y tras tanto tiempo, me rompí y estuvimos 10 minutos llorando mis padres, Sheila y yo. Son lloros de emoción y hay que echarlos».

¿Y qué va a pasar en 2022?
Víctor: Espero empezar a entrenar todas las semanas. Hemos creado un grupo de competición en la Federación Aragonesa de Tenis (FAT) para entrenar todos juntos. Hacer una pretemporada buena, todo lo normal que se pueda, y hacer la temporada de torneos nacionales que empieza en marzo-abril. Tenemos que ver hasta donde llego. Disfrutar de nuevo en la pista, volver al circuito e ir poco a poco».

Lo que ha cambiado el cuento en 12 meses.
Víctor: «A finales de 2020 sí que tenía la esperanza de que acabase cicatrizando rápido la úlcera. Lo que no esperaba era estar así 12 meses después. Esperaba haber peloteado alguna vez, pero no que todo hubiera ido tan bien hasta disfrutar y disputar algún torneo».

Dentro del tenis en silla en España, el año ha sido espectacular. Subcampeones del mundo por equipos, primer diploma paralímpico individual, dos más más dobles, cuatro Paralímpicos y presencia individual en el Masters de Orlando (Florida, EEUU). ¿Hay techo?
Víctor: «La evolución del tenis en silla en los últimos años es espectacular. Por resultados con selecciones (la plata por equipos) como individuales de muchos jugadores. Este año se han clasificación el máximo de jugadores masculinos en Tokyo (Martín de la Puente, Daniel Caverzaschi, Quico Tur y Kike Siscar). Y todos haciendo un buen papel. El techo veremos dónde puede estar. Hay talento individual y hay apoyo de las Federaciones. Desde que el tenis en silla pasó a la RFET (antes pertenecía a la Federación Española de Deportes de Personas con discapacidad Física, FEDDF) están ayudando a deportistas, creando nuevos torneos y eso sube el nivel en España. No solo de los cuatro mejores, también de los que hay por detrás.

Esperemos que la plata por equipos se pueda repetir o incluso ganar la Copa del Mundo y ver a cuántos jugadores pueden llegar al top10 posibles. Esperemos que algún jugador dispute algún Grand Slam este año. A ver si Dani o Martín lo consiguen y eso sería otro hito para el tenis en silla».

La última. ¿Cómo notan el apoyo desde la Federación?
Víctor: «Últimamente el apoyo de la RFET a torneos está subiendo. Ayudan económicamente, facilitando entrenamientos, becas y demás. Esperemos que todo ese apoyo se vaya incrementando. A nivel local (Aragón) se ha creado un grupo de competición para los jugadores que disputan los nacionales y puedan entrar en grupo. Se quiere hacer una Escuela de Iniciación para entrenar en las pistas de la Federación. Viendo la evolución, que puedan pasar al grupo de competición y que cada vez sean más aragoneses los que compitan».

¿Quieres recibir más noticias como esta?Apúntate a nuestra newsletter y recibe todos los viernes un resumen de las noticias de la semana

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Suscríbete a nuestra Newsletter semanal

Recibirás todos los viernes un resumen de las noticias de la semana.