General

Trabajo y desarrollo de la fuerza como cualidad física básica en el tenis base por Roberto Panadero

Roberto Panadero se estrena como columnista de industriadeltenis.com. Licenciado en educación física, ha trabajado muchos años en el tenis base, donde forma parte del universo de Elianers. En esta columna de opinión, entra de lleno en un aspecto clave en la preparación física actual en el tenuis base: el desarrollo de la fuerza como cualidad básica. 

Llevamos varias décadas en las que el mundo del tenis se ha ido actualizando, ha evolucionado como el resto de deportes. Y esta evolución se ha ido realizando en muchos ámbitos, material de juego, pistas, zapatillas, ropa, etc.

Todo ello ha llevado consigo también una adaptación a nivel de juego, y por ende también se han adaptado las exigencias físicas. En este apartado venimos observando en los últimos años un cambio significativo, dónde podemos destacar el trabajo y desarrollo de la fuerza como cualidad física básica.

Incidiendo en sete último punto, vamos a centrarnos en esta capacidad y su aportación a este“nuevo tenis” en deportistas en formación, en etapas de desarrollo.

La fuerza se debería utilizar en todas las etapas de formación de un tenista y a su vez en las diferentes fases de una temporada. Tenemos que considerar que una buena base de fuerza va a ser fundamental para el desarrollo del resto de capacidades, y a su vez va a ser de gran ayuda en las ejecuciones técnicas del individuo. Además, es importante destacar la importancia de la fuerza como elemento de prevención de lesiones.

Para rematar el párrafo anterior consideramos que la fuerza se debe entender como un elemento de unión del resto de capacidades y cualidades, no sólo tener la imagen de hipertrofia, ya que las manifestaciones de fuerza son muy variadas, y en tenis, la hipertrofia no tiene un aporte fundamental.

A día de hoy es muy sencillo escuchar la palabra “CORE” en cualquier club de tenis. Gracias al trabajo de esta zona se ha conseguido que muchos niños puedan realizar gestos técnicos con mayor estabilidad y control, de forma que su progresión es más sólida.

El trabajo “de compensación” también se escucha cada día más desde edades tempranas con un objetivo de generar equilibro corporal y evitar zonas “débiles” de forma que se consigue mayor robustez del deportista en situaciones de estrés físico, teniendo como puntos clave zonas de hombro, codo, lumbar, cadera, etc.

¿Quieres recibir más noticias como esta?Apúntate a nuestra newsletter y recibe todos los viernes un resumen de las noticias de la semana

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Suscríbete a nuestra Newsletter semanal

Recibirás todos los viernes un resumen de las noticias de la semana.