ClubsGeneral

TennisAid en Zimbabue por Martín Rocca

Martín Rocca, Director de Base del CT Girona y co.-Fundador de TennisAid, nos cuenta detalles del viaje por tierras africanas junto a Abel Rincón, encomendado por la RFET

Ya han pasado algunos días desde que volvimos del viaje y ahora, tomando distancia, veo con más claridad la relevancia que tuvo esta experiencia.

Que la RFET haya confiado en nosotros para que podamos llevar a cabo seminarios de formación de entrenadores en Zimbabue, nos ha llenado de orgullo. La mayor entidad de nuestro deporte nos depositó su confianza y pleno apoyo y creemos no haber defraudado.

En principio me gustaría comentar que esto surgió de una reunión que tuvo el ex-jugador profesional Takanyi Garanganga (fundador de Total Greatness International) con el embajador español en el país, Santiago Gómez-Acebo. Éste de inmediato contactó con la RFET y de allí surgió esta hermosa posibilidad.

Miguel Díaz siempre fue un gran aliado a nuestro trabajo y esta vez lo ha vuelto a demostrar.

El viaje consistió en 3 seminarios en las ciudades más importantes del país: 

En Harare, la capital, nos encontramos en el Old Hararians Sports Club a 50 entrenadores. Con ellos departimos charlas sobre base y la introducción a la competición por más de 3 horas, con demostraciones en pista y estableciendo contactos con ellos, quienes demostraron mucho interés por aprender. 

Luego de obsequiarles camisetas de la RFET a todos ellos, partimos a dos sitios diferentes para poder jugar con niños. 

En uno de ellos, Chitungwiza, nos encontramos en 3 pistas a medio centenar de niños. Por la dificultad de cubrir distancias entre cuidades, sólo pudimos estar con ellos 45´, lo que nos alcanzó para hacer unos juegos y obsequiarles camisetas a ellos también.

De allí nos trasladamos a Glenora, un campo de arena, con suelo muy irregular donde habían más de 60 niños, jugando sin parar, sin quejas y con mucha alegría por nuestra visita.

Al día siguiente nos invitó a comer el Embajador, (junto al Presidente de la Federación de Tenis de Zimbabue), dónde nos dejó en claro, todas las acciones que emprenden para poder ayudar al país, desde todos los ámbitos, comerciales, culturales y en este caso, el deportivo. Nos impresionó su amabilidad y predisposición a ayudarnos en todo momento, tanto él como su equipo.

Tras 10 hs por caminos intransitables y con animales sueltos por la carretera, llegamos de madrugada a Bulawayo. Aquí ya teníamos amigos con los que hemos estado colaborando en los últimos años. 

El seminario se hizo en el Athletic Club Bulawayo, donde casualmente, mi compañero, Abel Rincón, había jugado un ITF Future hace 18 años. Allí, nos encontramos a 35 entrenadores y más tarde nos visitaron otros 60 niños. Los más peques estaban a mi cargo, con Abel entrenaban los jugadores de competición. Impresionaba ver a todos los entrenadores tomando nota de cada detalle. 

A últimas horas de la tarde, fuimos a Emakhandeni, las dos pistas de tenis (una sin red) donde Witness Jiyane (enfundado en un polo del RCT Barcelona que le habíamos enviado tiempo atrás), lleva adelante un programa de tenis muy exitoso pese a las enormes dificultades. Fue muy gratificante ver a su hija con una camiseta de la Escuela de Tenis Miranda, de Fernando Esteve y una niña de 14 años, de extraordinarias condiciones, jugando descalza pero vistiendo ropa donada por Lara Arruabarrena.

Al día siguiente emprendimos viaje a Mutare, ciudad más pequeña pero con más historia tenística.

Allí había 15 entrenadores en el Mutare Girls High School, un colegio donde empresarios locales construyeron 8 pistas duras en medio de un lugar naturalmente atrapante, por las vistas y la tupida vegetación, (tan tupida que el drone de Abel quedó atrapado en unas ramas y debimos dejarlo allí). 

Por la tarde entrenamos a cerca de 70 niños, todos al mismo tiempo, de edades diversas, de 5 a 17 años, les dábamos una consigna y nos cambiábamos de pista y ellos, por su natural sentido de la disciplina, trabajaban sin interrupciones. De ellos deberían aprender mucho nuestros alumnos. 

Volvimos a Harare esa misma tarde (4hs de coche) y ya, concluida nuestra tarea, nos dispusimos a debatir cuáles serían las mejores maneras de contribuir a construir una estructura de base más sólida para el tenis local. 

Visitamos también el Harare Sports Club, donde se juegan eliminatorias de Copa Davis y BJK Cup, donde hace muchos años, jugó USA con Andre Agassi, capitaneados por John McEnroe.

En resumen: 

100 coaches

300 niños 

100 kilos de material donado

+1500 km recorridos

Y mucho por hacer. 

Para eso estamos, y con el apoyo de la RFET, lograremos darles un empujón para sacar el mejor rendimiento posible dentro de sus posibilidades. 

¿Quieres recibir más noticias como esta?Apúntate a nuestra newsletter y recibe todos los viernes un resumen de las noticias de la semana

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Suscríbete a nuestra Newsletter semanal

Recibirás todos los viernes un resumen de las noticias de la semana.