GeneralOpinión

Tapering: Cómo optimizar el rendimiento previo en competición por José Miguel de la Cruz Rojas

De la Cruz Rojas pone encima de la mesa el concepto de tapering en los ciclos competitivos

José Miguel de la Cruz Rojas es Doctor en Ciencias del Deporte y CEO de JCRSports (Colegiado: 9955 COLEF CLM)

En estos últimos artículos he hablado de la planificación de la pretemporada para una jugador de tenis de competición desde el punto de vista de la preparación física. De igual manera, he tratado el tema de las cargas de preparación física en competición. Pero, ¿conoces el concepto de tapering y lo aplicas antes de tus ciclos competitivos? ¿Organizas tus entrenamientos con varias semanas de antelación para obtener el mayor rendimiento posible? En este artículo trataré dicha temática para que te ayude a mejorar la preparación de tus competiciones importantes durante la temporada.

Comenzaré revisando la terminología y el significado de “tapering”. Según Le Meur, Hausswirth, y Mujika (2012), consiste en una reducción no lineal de las cargas de entrenamiento durante un periodo variable de tiempo con el objetivo de reducir el estrés fisiológico y psicológico del entrenamiento diario que permita optimizar el rendimiento deportivo. Por tanto, se trata de una estrategia de planificación que nos va a permitir llegar en las mejores condiciones a la competición importante que hayamos planificado. ¿Y cómo se consigue? Reduciendo el volumen, la frecuencia y la intensidad de carga durante una duración variable de días previos al inicio de la competición.

Como he comentado en otras ocasiones, la planificación en tenis es muy compleja y se asemeja mucho a la aplicada en los deportes de equipo al tener competiciones muy seguidas durante largos periodos de tiempo, con un control de carga semanal más ajustado que nos permitirá planificar y dosificar de una manera más eficaz. Por tanto, es complicado incluir una planificación del tapering. Este tipo de herramientas de planificación se podrían implementar al terminar la pretemporada para comenzar en las mejores condiciones físicas posibles. El tapering se ha visto, según los autores citados anteriormente, como una estrategia muy útil para mejorar las habilidades de sprint repetidos que tanto nos interesan en el tenis (6 semanas de carga más 1 semana de tapering progresivo).

Perri et al. (2023) indican que la Federación de Tenis Australiana recomienda entre 3 y 5 picos de rendimiento anuales para jugadores de nivel internacional entre los 15 y 18 años. Además, indican que se debe reducir el volumen de entrenamiento pero mantener la intensidad previo al inicio de la competición. Aunque hay que hacer un inciso porque estas variaciones no afectan de igual manera a jugadores y a jugadoras, siendo estas últimas las que menos efectos positivos consiguieron, reforzando el carácter individual de la planificación en tenis en periodos competitivos.

Le Meur et al. (2012) nos indican que la duración óptima de este periodo de preparación pre competición debe durar entre 8 y 14 días para obtener los mejores resultados. Además, las estrategias en las que debemos centrar la atención se concentran la nutrición, hidratación y los protocolos de recuperación en los que tanto he insistido en artículos anteriores. Las mejoras asociadas a este tipo de estrategias podrían mejorar tu rendimiento físico en un 3% y eso, en un estado óptimo de forma, es un hándicap positivo
muy relevante.

Por último, Gomes et al. (2013) realizaron un estudio con jóvenes jugadores de tenis planteando 5 semanas de pretemporada con 4 semanas de carga y una semana de tapering. En esta semana se redujeron las cargas (volumen y frecuencia) al 50%, planteando partidos simulados, manteniendo el trabajo de resistencia específica y poniendo el foco en la mejora de la potencia, la velocidad y la agilidad específica. Los resultados obtenidos mostraron mejoras a nivel de resistencia, fuerza y agilidad a través de diferentes test que tuvieron repercusión concreta en las situaciones de competición.

Por tanto, como propuesta práctica incluiría una semana previa a la competición con estímulos de alta intensidad en pista y fuera de ella, con entrenamientos de fuerza orientados a la mejora de la potencia (con velocidades de ejecución superiores a 1 m/s en 3 a 1 series de 6-8 repeticiones), pliometría, velocidad de reacción y desplazamiento, que fueran reduciéndose progresivamente según evolucionara la semana para llegar con la mayor frescura posible pero aportando la intensidad necesaria para la competición.

Como conclusión a este artículo, indicar que la dosificación de cargas previa a la competición será clave para mejorar el rendimiento posterior del tenista en competición.

Un buen trabajo previo a través de la pretemporada y las semanas previas al inicio de las competiciones más importantes será importantísimo. Y como siempre digo, el jugador tiene que estar supervisado por un Educador Físico Deportivo que planifique adecuadamente las cargas de entrenamiento y competición para alargar al máximo su vida deportiva.

Bibliografía:

  1. Gomes, R. V., Moreira, A., Lodo, L., Nosaka, K., Coutts, A. J., and Aoki, M. S. (2013).
    Monitoring training loads, stress, immune-endocrine responses and performance in
    tennis players. Biology of sport, 30(3), 173-180.
  2. Le Meur, Y., Hausswirth, C., and Mujika, I. (2012). Tapering for competition: A
    review. Science and Sports, 27(2), 77-87.
  3. Perri, T., Duffield, R., Murphy, A., Mabon, T., and Reid, M. (2023). Periodisation in
    professional tennis: A macro to micro analysis of load management strategies within a
    cluttered calendar. International Journal of Sports Science & Coaching, 18(3), 772-780.
¿Quieres recibir más noticias como esta?Apúntate a nuestra newsletter y recibe todos los viernes un resumen de las noticias de la semana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba