GeneralOpinión

Salvados por la campana por Gonzalo López Fabero

López Fabero analiza las claves que explican el momento que vive el tenis español


Últimamente y no tan últimamente están saliendo voces muy contrastadas y es corrillo de muchos encuentros espontáneos entre entrenadores, incluido yo ,que, en fin, la maquina engrasada de producir jugadores que ha sido nuestro país con su reconocida y probada solvencia escuela de tenis parece que le
falta algo de “reprise”.

Incluso en este Open Conde de Godo no ha habido por primera vez en 35 años ningún español en cuartos y creo ( me falta confirmar este dato, no me lo tomen muy en serio) menos presencia española en “main draw” desde 1978). Todos estos datos estan incluidos en un escenario ,en general, de menos presencia en cuadros grandes y “qualy” de “ Gran Slams”, menos victorias importantes, menos presencia…sin Montecarlo, Godo como estábamos acostumbrados…

¡¡¡¡¡Un momento!!!!! ¿Salvados por la campana? Aquí tenemos a nuestro Carlos Alcaraz, con muchos años por delante y el potencial necesario para rememorar grandes duelos, rivalidades y metas que ha conseguido el enorme Rafa Nadal arropado por un ejército detrás de él, pero ¿estará nuestro joven general arropado una armada con capitanes generales o solo tendrá algunos escuderos?. Difícil respuesta.

Lo que es un hecho no interpretable, son los datos, y los datos indica que nuestra escuela está empezando, repito, empezando, una cierta debilidad a la hora de incorporar nuevos jugadores al
Circuito en la cantidad, calidad y con la frecuencia que lo ha hecho los últimos 35 años.
Creo que el contexto en el que nos movemos actualmente es diferente al antaño. No voy a entrar si
socialmente es mejor o peor, pero es en el que nos movemos, y de este contexto voy a destacar tres
puntos que a mi juicio son un “hándicap” grande para que los jugadores crezcan y puedan alcanzar un
nivel internacional alto:

1-Sociedad más aposentada en las comodidades, los chicos lo tienen más fácil todo y proporcionándoselo muy rápido y de forma muy segura. Esto no fomenta el esfuerzo, no fomenta los valores necesarios para afrontar lo necesario para ser un deportista profesional en todo su proceso.
La edad media de entrar “top 100” siendo un jugador terrestre, no de otro planeta como Carlos, es el año que cumples 23, (hagan su propia búsquedas y se darán cuenta de este dato) es decir que los 2/3 años de 17/18 a 20 /21 que se debería empezar sobre 800 y acabar sobre mas o menos 200 para tener una buena progresión, son años de desierto, de 30 futures al año sin agua luchando por el oasis.
Pocos están dispuestos a hacerlo, esta forma de vivir actual no proporciona la entereza necesaria para cruzar un desierto de tales dimensiones, comodidad, rapidez y un futuro seguro son incompatibles con años de trabajo y esfuerzo en la sombra, sin “glamour”. La solución la ha dado la universidad, una beca es fácil de conseguir, cualquiera puede ir, ya se tira la toalla desde muy joven, ni si quiera llegan a divisar las primeras dunas de arena. Ser tenista no es un futuro seguro, es una autentica incertidumbre, MENOR NUMERO DE JUGADORES INICIAN la travesía de esa nebulosa de dudas, y con menor número de jugadores que inician una carrera internacional es igual a menos jugadores en los Rankines internacionales.
Pura matemática.

2-Implicación total de los padres en las carreras de los niños, hemos llegado un momento que los niños están empoderados porque saben que el entrenador no tiene poder de decisión, algunos más que otros pero es la tónica general, este hecho provoca, consciente o inconscientemente, que se trabaje para el padre, para que el niño no se enfade, se le diga lo que quiere provocando una desmotivación del técnico
con la consecuencia de que tratemos a los chicos como clientes, no como jugadores.

A un cliente se le mima, a un deportista se le forma, y formar es bajar al barro y ensuciarse, para ensuciarse has de estar respaldado, si has de lidiar con un niño emperador ni lo intentas, no vale la pena, mimos y profesionalismo son términos incompatibles, este triangulo: padres, técnico, jugador, donde nos relacionamos y como nos relacionamos es sinónimo de poco nivel ya que nunca se llegara a formar de
verdad, los mimos no te preparan para el desierto, si de 10 a 16 años te miman y el padre manda el desierto que te espera te matara, garantizado 100%. Menos nivel al llegar a los 16 menos posibilidades de proyección “top 100”

3-No todos valen para ser profesional, no todo el mundo tiene una naturaleza deportiva, se necesitan incorporados de serie unos niveles muy altos de tolerancia al esfuerzo físico y al dolor físico que el deporte conlleva unido a una cabeza que supere rápido las emociones toxicas, no todos tienen lo que hay que tener en su naturaleza.
Donde se forman los jugadores en sus inicios todos van al mismo saco, y pasa que los niveles se igualan a la baja, al que lo tiene por naturaleza no está en el contexto adecuado, se debería empezar en los clubs, que es donde todos empiezan una etapa más de competición, a hacer divisiones en los programas de competición, no por niveles si no por naturaleza deportiva.
A un pez no le puedes enseñar a volar y si un solo pájaro esta entre peces acabará creyendo que nada mal.

Por último, no echemos la culpa a la federación o falta de dinero, siempre ha habido falta de dinero,
pero los pájaros encuentras alas y los peces quieren comprarlas, y recordemos que somos una “premier
league” con un presupuesto deportivo de preferente, no se puede hacer más, que se puede hacer
mejor, seguro, pero creo que en líneas generales se está habiendo una muy buena labor para potenciar
el ecosistema competitivo español,

Siempre fue así, siempre tuvimos carencias económicas con los mismos costos actuales, es fácil cuando
tienes un “Grand Slam” que te da 200 millones de beneficio, así ancha es Castilla, pero nosotros hemos
topado con la iglesia y necesitamos mentalidad Lazarillo de Tormes para encontrar un camino.

Cada cual tendrá su lectura de la salud del tenis español y su capacidad para producir jugadores. Por mi
parte estos 3 puntos, y alguno más que no he añadido es un freno a nuestra capacidad de incorporar un
suficiente número de profesionales solventes a los circuitos WTA y ATP para garantizar el relevo, no es
que nos estemos dando un batacazo, no mal interpretéis, simplemente atención y cuidado y esperemos
de corazón que no nos salve la campana los próximos 10 años.
¡¡¡¡¡Muchas gracias y viva el tenis español!!!!!

¿Quieres recibir más noticias como esta?Apúntate a nuestra newsletter y recibe todos los viernes un resumen de las noticias de la semana

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba