CoachingGeneral

«Rompo entre 60 y 70 raquetas al año». Claves para no ser como Gulbis by Vicente Cuairan

Por Vicente Cuairán, director ejecutivo Tennis Mind Institute; creador del proyecto ‘Mentality Team’

 

«Rompo entre 60 y 70 raquetas al año». Esta es solo una de las infinitas declaraciones con las que el jugador letón Ernest Gulbis nos sorprende con relativa frecuencia cuando es requerido por los medios de comunicación para dar su parecer respecto a su temperamento en la pista o en relación a cuestiones de cualquier otra índole, incluido compañeros de profesión como Rafa, Nole o Federer de los que dijo que “no tenían carácter y que eran jugadores aburridos”.

La explicación que Gulbis nos da a tal cantidad de raquetas rotas parece encontrarse (según el ex top-ten de la ATP) en la necesidad que la grada tiene de “guerra, sangre y emociones” ya que (según él) “lo que a la gente le gusta ver son raquetas rotas y escuchar exclamaciones en la pista”

Por lo tanto, podríamos pensar que tal comportamiento viene dado por una forma (bastante peculiar) de entender lo que significa para él el tenis ya que dicha conducta ni siquiera es fruto de una frustración incontrolable. Como el mismo afirma: “Para hacerlo, necesitas echar mano del músculo. En pistas duras, donde es más complicado romper una raqueta, con un intento soy capaz de partirlas por cinco sitios. Pero no lo hago porque algo me moleste. Es un hábito estúpido”.

Otra de las “salidas de tono” reseñables del letón son los casi 500.000 euros que se gastó en una sola noche en el casino tras caer en Roland Garros, llamar “niña” y “princesa mimada” durante un partido de Indian Wells a Bautista, decir respecto a los jugadores del Top 100 que no saben jugar y que a muchos ni siquiera los conoce, recomendar a todo el mundo pasar una noche en la cárcel, decir que para él el tenis es un simple hobby ya que no necesita ganarse la vida, no ir a entrenar porque necesita dormir después de una fiesta nocturna o afirmar que el tenis no es un deporte al que deban dedicarse la mujeres ya que es demasiado duro para ellas.

Evidentemente Gulbis no comete ningún delito por pensar de esa u otra manera, por gastarse un dineral en el casino o por romper 60 o 70 raquetas al año (salvo las contempladas por el código de conducta del tenis) Cada uno tiene su propia forma de entender la vida y el tenis y todas son válidas siempre y cuando estén dentro de límites que marca la legalidad. Sin embargo sí que sería preocupante que hubiera jóvenes promesas que se lo tomaran en serio y adquirieran como modelo la conducta del letón y que pensaran que ser como Gulbis “mola” porque “dice y hace lo que le da la gana”.

El hecho de que el letón esté en el top del ranking ATP es algo absolutamente contradictorio en relación a su conducta dentro y fuera de la pista. Es la excepción que confirma la regla y que probablemente se sostuvo gracias a la capacidad económica que le permitió viajar en sus primeras etapas sin preocuparse por el dinero.

Lo normal, lo correlativo (salvo que tengas un padre multimillonario) es que una conducta como la de Gulbis te aboque al fracaso deportivo. Uno es en la vida lo que es en el tenis. Y uno es en el tenis lo que es en la vida. Dos caras de una misma moneda que te exigen unos valores que, de no ser inoculados día a día en el “adn deportivo” del jugador, terminarán impidiéndole, con mucha probabilidad, avanzar satisfactoriamente en su carrera deportiva.

Humildad, trabajo de calidad, entrega y disciplina son cuatro de los valores imprescindibles que debemos impregnar en cada entreno y en cada partido de nuestros jugadores/as. También el respeto a los compañeros, al rival y a los jueces. Lo cierto es que la vida no es una ciencia exacta. El tenis tampoco lo es y resulta que a veces 2 + 2 es igual a 5 y sin saber muy bien cómo hay jugadores que llegan al top por un camino que nadie entiende.

Nuestro trabajo como entrenadores o “mental coachs” va mucho más allá de una táctica o una técnica, nuestra responsabilidad también está en la transmisión de aquellos valores que permitan a nuestros jugadores desarrollarse deportiva y personalmente.

Respeto absolutamente la libertad de cada cual de elegir la manera en la que quiere vivir pero si queremos jugadores que se entrenen en valores (y que no sean la excepción que confirman la regla) nuestro trabajo deberá centrarse en enseñarles aquellos principios que creamos que les hacen crecer personal y deportivamente ya que todo lo que aprenda en la vida se reflejará en la pista y viceversa.

¿Quieres recibir más noticias como esta?Apúntate a nuestra newsletter y recibe todos los viernes un resumen de las noticias de la semana

Publicaciones relacionadas

5 comentarios

  1. Lo primero un par de correcciones. El asunto Gulbis – Bautista de Indian Wells venía de atrás, concretamente del torneo de San Petersburgo y segundo, el propio Gulbis ha dicho que la noticia de gastarse el premio de Roland Garros en un casino es totalmente falsa. Lo ha dicho públicamente en una entrevista post-game en un torneo de exhibición previo a Wimbledon y no me parece bien utilizar argumentos falsos para arremeter contra una persona.

    Desconozco si Gulbis hubiese llegado a donde está sin una familia multimillonaria, pero lo que sí aseguro es que el letón no hubiese sido TOP-10 jamás sin las cualidades tenísticas innatas que tiene. Y Gulbis también puede ser un ejemplo de cómo cambiar tu mentalidad o tu madurez con 24 años. Que desde 2013 es completamente otra persona en cuanto a madurez profesional se requiere, no hay más que ver sus resultados y su actitud.

    Y estoy seguro que de Gulbis piensa lo mismo que muchos otros, la única diferencia es que se atreve a decir todo lo que piensa. Porque a pesar de que haya cosas muy discutibles (tema cárcel o tema mujeres tenistas), hay otras que seguro que tendrían más de un apoyo público en el circuito (tema espectáculo rompe-raquetas y protestas y un poco más de «salsa» fuera del circuito por parte de los Nadal, Federer, Djokovic, etc…).

    1. Hola Adrián, en primer lugar gracias por tu comentario, el debate de ideas siempre es enriquecedor.
      En relación a tus puntualizaciones que nos haces, decir en relación a lo que comentas de Bautista que venga o no de atrás no significa que no lo dijera. Lo dijo y así queda reflejado en las noticias. En relación al tema casino mis informaciones dicen que sí que lo hizo, lo que hizo fue matizar el contexto del dinero. Si tus informaciones son ciertas y estoy equivocado no tendré problema en corregir este punto.
      Nadie arremete contra nadie. No se valora a Gulbis desde el punto de vista personal o moral. Es más, se dice que cada cual es libre de hacer lo que estime oportuno dentro de la legalidad. Respetamos que Gulbis plantee su vida en los términos que él estime más oportuno.
      Nadie discute la calidad tenística del letón (que por cierto en su gran mayoría no son innatas) lo que se debate es si determinados valores potencian el rendimiento deportivo de un jugador o lo disminuyen.
      Nuestra teoría es que con la actitud y valores de Gulbis lo normal es que te quedes en el camino y que solo las raras excepciones consiguen llegar a lo más alto «a pesar de dichos valores» y que sería muy peligroso que se convirtiera en un modelo de conducta.
      Desde luego tenemos diferentes puntos de vista respecto a lo que es «espectáculo» dentro una pista. Para mí, desde luego, los insultos, romper raquetas y la falta de respeto a rivales y jueces no me lo parece y creo que no mejora la imagen del tenis.
      En cualquier caso, soy consciente de que hay muchos puntos de vista respecto a la idea del artículo y todos son perfectamente válidos. No hay una sola verdad ya que cada uno tiene la suya.
      Un saludo.
      Vicente Cuairán

      1. Para mi las faltas de respeto a rivales y jueces tampoco son espectáculo. Pero me sorprende que digas que las cualidades de Gulbis no son innatas y que a la vez relaciones la actitud de Gulbis con una forma poco común de éxito deportivo. ¿Qué tiene que ver romper raquetas o faltar al respeto con llegar arriba en el tenis?

        Para mi, la actitud de Gulbis (que entiendo que cree discusión) no es una variable significativa en cuanto a mejorar en lo puramente deportivo. Que al final esto trata de ganar puntos y juegos.

        Y que conste que estoy de acuerdo en muchas afirmaciones políticamente incorrectas de Gulbis, aunque eso sea en este caso harina de otro costal.

        1. Si crees que la actitud de Gulbis no es significativa en lo que al rendimiento deportivo se refiere está claro que tenemos una visión diametralmente opuesta respecto a a las bases del rendimiento deportivo.

          Y en el mismo sentido opuesto estamos si crees que una actitud como romper raquetas y el éxito deportivo no chocan entres sí.

          Distintas formas de entender el deporte y el rendimiento deportivo.

          Un saludo.
          Vicente Cuairán.

  2. Estamos 2014,i eso q solo toma el tenis como un jobile, fue en el año 2004, desde el 2013 Gulbis es ootro jugador, pruerba de ello, sus titulos . Llegar a top ten, no es una casualidad, es lucha trabajo duro y compromiso, que es lo que Gulbis viene haciendo desde ya hace un par de años, Ganandole Federer, destruyendo a Berdych y dandole pelea a Djokovic hasta el final, son una pruerba de ques estas equivocado..y pues si, a veces se pasa de la raya con sus declaraciones, pero por lo menos se atrve a decir lo que los demas callan, Gulbis es un ejemplo de como cambiar y madurar, tarde, pero lo hizo y sus resultados lo corroboran, sin dejar su personalidad..estan informando muy mal, xq no ponen cuando gulbis dijo que es adicto al exito y que esta trabajando duro para conseguir sus objetivos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Suscríbete a nuestra Newsletter semanal

Recibirás todos los viernes un resumen de las noticias de la semana.