EntrevistasGeneral

Roberto Ortega: «Lo mejor que nos vendría a los jugadores serían que nos ayudarán con becas»

+Madrid 13.09.13 ESP -UCR 009
Por Álvaro Díaz

 

Afincado en Madrid, Roberto Ortega viaja por el mundo en busca de un sueño que pronto, si continúa en la línea ascendente de los últimos años,podrá conseguir. Jugar en el verde de Wimbledon o pelear dentro del Top 50 son algunos de sus objetivos, que todavía ve lejanos.

Llevas cinco años dentro del circuito ITF, ¿qué ha cambiado en estos años en ti, tu juego y en los torneos?

En mí ha cambiado que he conseguido tener un nivel en el que me siento cómodo jugando. Cuando consigo hacer mi tenis, estoy más o menos cómodo, sobre todo tener más confianza, que es lo que me faltaba cuando empecé los Futures. Me costaba creer que podía ganar a gente de buen nivel, y ahora, al haber asentado un nivel, lo que ha cambiado es que tengo más confianza en mí, que soy capaz de pensar y luego ganar a gente que tiene buen ranking. En los últimos dos, lo más importante que ha cambiado es mi físico. Creo que he mejorado bastante. Antes lo tenía un poquito peor, y eso lo noto cuando los partidos son muy duros: antes me costaba mucho recuperar o quizás acabar un partido duro y me costaba mucho mantener un nivel porque al final el físico hacía que no consiguiese terminar jugando bien los partidos.Ahora, creo que me encuentro mucho más cómodo por eso: estoy más rápido de piernas, aguanto mucho mejor los partidos. Incluso cuando juego un partido duro, mi cuerpo lo recupera bien y soy capaz de, al día siguiente, de estar bien.

La superficie preferida de un tenista, ¿se ‘construye’ en la infancia?

Yo creo que sí. En mi caso, yo he entrenado toda mi vida en pista dura, en Madrid, en altura, y todo lo que era pista rápida siempre me ha gustado.Si de pequeño entrenas siempre en pista dura, cuanto más rápida mejor, siempre el cuerpo y la cabeza, cuando juegas un torneo en una superficie en la que has entrenado siempre, te sientes más cómodo.

Tu superficie favorita es la pista dura, entiendo…

Sí. Siempre he preferido dura, por haber entrenado siempre en este tipo de pistas. Lo que pasa que, en los últimos años, he trabajado bastante en tierra para mejorar ahí, porque la mayoría de los Challengers son en tierra y, si quiero dar ese salto a jugar en Challengers, tengo que mejorarlo. Además, un jugador es bueno cuando juega bien en todas las superficies.

¿Ha jugado alguna vez en hierba?

Natural nunca. Siempre artificial que, de hecho, el año pasado gané dos Futures e hice una final. Pero en natural nunca he jugado.

¿Controla ahora más la alimentación y las horas de entreno?

Bueno, las horas de entreno siempre he entrenado lo que tocaba y lo que el entrenador decía. Pero la alimentación sí que la controlo mucho desde hace un par de años, y eso también me ha ayudado mucho a mejorar mi físico y estar más competitivo en la pista.

Lo considera importante…

Muy importante para estar en tu peso ideal, para estar bien físicamente y rápido cuando estas en la pista y, a la vez, que no te falte de nada y no sentirte débil cuando estás jugando un partido. Y, a la hora de recuperar, otra vez hay que cuidarla. Hay que cuidarla antes de los partidos, después de los partidos, incluso durante los partidos, con barritas, frutos secos o cualquier cosa que te siente bien. A cada uno le va bien una cosa.

¿Tiene un nutricionista o alguien de su equipo para este tema?

Sí, con nuestro preparador físico, que le gusta cuidarse mucho la alimentación. Y entre él, entre Curro Gómez (preparador físico de la FTM) y lo que yo he podido trabajar con nutricionistas, hace un tiempo, ahora ya no, pero sí que lo vamos cuidando.

¿Se siente con fuerzas para llegar arriba, dentro del Top 50, por ejemplo?

Ese objetivo está complicado, pero también es verdad que cada vez me siento mejor, y jugando con gente de ese nivel, este año, tanto en entrenamientos, como en algún partido con un Top 100, no he sentido que el nivel este muy lejos. Pero todavía me falta asentarme en eso, en el nivel de los Challengers, que es cuando estás cerca de ese nivel. ¿El año que viene? es pronto, diría. Pero hay que ser ambicioso y tener muchas ganas para, si no eres Top 50, ser Top 100 para estar lo más cerca posible.

Este año hemos visto derrotas de Rafael Nadal o Stanislas Wawrinka muy sorprendentes, ¿está lejos el nivel entre un Top 100 y un Top 10?

Yo creo que se nota mucho la diferencia entre los Top 10 y los demás. Pero, una vez que sales del Top 10, un jugador que está 150 puede ganar a uno que está 30, 40… incluso hemos visto alguna sorpresa a algún Top 10, porque cuando ya consigues un nivel, estás 150 ó 200, a un partido cualquiera puede ganar a un Top 10.

Lo más complicado es ser regular en la temporada…

Exactamente. Por ejemplo, un chaval que esté 200 no está preparado todavía para hacer una gran semana en un Grand Slam. Pero a un partido, dos sets, como hemos visto algún Wild Card (invitado del torneo), puede hacer un buen partido.

En su caso, sigue en auge. En 2009, estaba 1453; en 2010, 805… y en 2013, terminó con un buen ranking como es el 387…

Todos los años he acabado mejor de lo que he empezado el año. El año pasado terminé 380 o algo así. De momento, he seguido mejorando, ahora defiendo unos puntos a final de año, pero me voy bien, me veo con ganas.

¿Cree que puede superarlo este año?

Sí. Además el objetivo está en entrar en el Open de Australia, que cierra con 250. Esta semana, salgo 254 o 255 y, si consigo defender los puntos que conseguí el año pasado, en los tres Futures que salieron bien a final de año, estaré muy cerca de Australia y el objetivo estaría muy cerca de cumplirse.

El torneo de El Espinar le ayudó mucho…

El año pasado me dio muchos puntos, cuando llegue a semifinales. Pero, a parte, de los puntos que da, la confianza de ganar a gente buena, al hacer un gran torneo en un Challenger. Además, prácticamente no tenía pensado jugarlo porque no me daba tiempo, pues estaba en Portugal jugando la final de otro Challenger en dobles. Pero, a última hora, Vivi (Ruano) me dio un Wild Card para poder jugar, porque no me daba tiempo a firmar la previa y no entraba en el cuadro final.

Entonces, de no jugar el torneo a jugar las semifinales, incluso con bola de partido para jugar la final, que hubiese sido muy bonita contra Pablo Carreño, que somos amigos desde pequeños, ese torneo me ayudó mucho de cara a los torneo de después y este año. Porque ahora, cuando voy a jugar un Challenger, lo afronto con más confianza.

Los torneos de España le ayudan bastante…

Sí. Siempre que hay torneos en España, y en pista dura, los intento aprovechar. Como estas semanas, que había torneos en la India, que quizás eran de mayor dinero y puntos, Challengers, pero teniendo dos torneos aquí, en Madrid, viene bien aprovecharlos también para desconectar, no para desconectar pero si para estar con la familia.

¿Le ayudan para poder gastar menos dinero?

Sí, eso siempre es importante, según están las cosas ahora. Entonces, había que aprovechar estas dos semanas en Madrid. Todo lo que sean torneos por España, hay que aprovecharlos para, cuando hay que irse fuera, ir con más fuerza.

¿Cuál es su sueño?

El objetivo y el sueño sería entrar entre los 20 primeros del mundo, porque considero que entrar entre los 10 primeros es algo muy complicado.

Está solo al alcance de los elegidos…

Claro, es solo para 10 que son unas máquinas y es muy difícil conseguir eso. Pero entre los 20 ó 30 primeros sería un gran resultado, y haber algo para lo que llevo luchando toda la vida.

Su torneo favorito es…

Wimbledon. Sin ninguna duda. No lo he jugado nunca, de momento. Pero, por lo bien que me he sentido jugando en hierba artificial, que puede cambiar mucho, y por ser el torneo que es, la tradición que tiene, es todo diferente. Creo que es el torneo diferente a todos los demás.

Con las dificultades que ha pasado el Valencia Open, la gente se está dando más cuenta de que el tenis también sufre la crisis. ¿Cómo lo ve usted?

Es un tema complicado. La gente le cuesta mucho más invertir en tenis, porque la que tiene dinero no piensa tanto en invertir y la gente que no tiene, pues lógicamente no tiene salidas. Yo lo que he visto, en mi nivel, a medida que he ido jugando Futures, la diferencia es muy clara. Cuando empecé a jugar Futures, en España había 45 al año y ahora creo que estamos en poco más de 30, y este el último de España. Han bajado 15 semanas, y eso que aquí lo han hecho gracias a la ayuda de la Federación de Madrid, que no se le puede reprochar nada. Madrid ha hecho todo lo que ha podido y nosotros estamos muy agradecidos.

En eso se ve que cada vez se hacen menos torneos y cada vez, en estos torneos menores que, de momento, jugamos, el trato y el lujo, bueno lujo no hay en estos torneos (risas). Ahora mismo es muy difícil a alguien decirle que invierta, porque ahora estamos viendo una segunda ronda entre un jugador que es 215 del mundo y un madrileño y hay cuatro personas viendo el partido.

¿A partir de que ranking se puede ganar dinero?

Para que no te cueste dinero el tenis, creo que debes estar entre los 150 primeros, quizás bajando del 200, solo si viajas sin entrenador, pero no es lo más aconsejable.Entre los 100 primeros ganas dinero, pero ganas dinero en ese momento. No te da para vivir cuando te retires. Y los 5 primeros, con lo que facturan y con lo que ganan pueden vivir cómodamente una buena etapa de su vida.

Comparten entrenador para reducir gastos…

Nosotros somos cuatro en el grupo. Estamos Adam Sanjurjo, Miguel Semmler, Carlos Boluda y yo, y está claro que a nosotros nos viene bien, cuando vamos juntos a los torneos, compartir los gastos del entrenador: su billete de avión, su hotel, comida… Todo eso nos ayuda.

¿Les ayuda la Federación en esos temas?

No. Según están las cosas, creo que no hay ninguna federación que ayude. La RFET ayuda a jugadores más jóvenes, por debajo de los 18 años, pero una vez que tienes una edad, las federaciones no ayudan.

Quizás lo que ha pasado con la Copa Davis que, a jugadores que han ayudado, no han acudido…

Sí, pero eso también viene muy bien para darse cuenta de que, cuando ayudas a unos jugadores, los propios jugadores tienen que tener una pequeña obligación. Pero eso son temas que se tienen que encargar los profesionales.

¿De qué maneras puede ayudar una Federación?

Por ejemplo, lo que ha hecho este año la FTM, con Miguel Díaz y con Tati Rascón que son quien han hecho posible estos torneos, buscando sponsors… Haciendo torneos es una de las opciones, aunque yo pienso que lo mejor que nos vendría a los jugadores serían becas, pero pienso que es difícil que una Federación que está pasando apuros invierta en estos jugadores, que además no es seguro porque, si esa federación lo recuperase cien por cien, el dinero de esa beca, pero a lo mejor das una beca, los resultados no acompañan y ni gana el jugador, ni la federación.Está claro que las federaciones más importantes son las que tienen Grand Slam, porque dejan mucho dinero. Por ejemplo, la federación inglesa a sus jugadores, de Future o Challenger, les dobla el premio obtenido. Por ejemplo: si han ganado 200 euros, les dan 400.

¿Quieres recibir más noticias como esta?Apúntate a nuestra newsletter y recibe todos los viernes un resumen de las noticias de la semana

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Suscríbete a nuestra Newsletter semanal

Recibirás todos los viernes un resumen de las noticias de la semana.