GeneralOpinión

Reflexionar o morir por Borja Leal

El impulsor del circuito Creciendo en Valores escribe desde la humildad sobre los torneos y la formación en el tenis base

Borja Leal dirige el circuito Creciendo en Valores

Coincidiendo con el final de año, después de una temporada exigente en la que me siento satisfecho por el trabajo realizado, voy a exponer una borrachera de ideas que se me vienen a la cabeza día a día, y que hoy por fin puedo expresar, esperando darles el orden que se merecen. Pido disculpas antes de empezar, y aviso de antemano, que todo está escrito desde la más sincera humildad.

Ha sido un año cargado de torneos, de muchos más torneos que el año pasado, con un gran colofón como ha sido el torneo por equipos en el que ha habido más clubes, en el que hemos disfrutado de grandes momentos, pero a pesar de todo, sigo teniendo ideas en pos de mejorar todo lo hecho hasta ahora.

Y es que quedarse con lo bueno sería un error calamitoso, evidentemente, hay que hacer autocrítica, analizar los errores y tratar de mejorar en los fallos y subsanar todo aquello que se puede mejorar. Todo esto es de perogrullo, pero muchas veces, en especial en nuestro deporte, se suele quedar sólo en palabras.

Así que siguiendo con las cábalas mentales que me da un poco de tiempo libre, del que habitualmente no suelo disponer, me encuentro con una serie de problemas, esta vez ajenos a mí, que “sueño” con que en un futuro se puedan solucionar, y que los voy a exponer aquí, esperando tener respuestas positivas, o negativas, eso es lo de menos, pero al menos reacción, porque eso significará que nos gusta lo que hacemos.

Me enfrento al primer problema: el inmovilismo en el tenis. Aquí ya está todo inventado, no hay lugar a nuevas maneras de funcionar, en la docencia, en los torneos. Todo aquello que es novedad, es cuestionado. Lo entiendo, pero ¿por qué no dar la oportunidad de probarlo? Seguimos con los alevines, con los juniors, con las categorías “de toda la vida”, con los formatos “de toda la vida”, y en cambio, desde otros ámbitos, nos llegan cambios que se aceptan con naturalidad. Un claro ejemplo lo tenemos en el padel, continuamente en evolución, y en el que los cambios no se cuestionan de la misma manera que en el tenis. Ese famoso concepto, que todos llamamos “la esencia”, veremos si la perdemos o no, pero lo que está claro, es que el mundo evoluciona, y nosotros, desde nuestra posición también debemos hacerlo. 

Segundo problema: las “voces autorizadas”. Haciendo honor a este medio, en esta industria, hay unos pocos que sientan cátedra, que son los únicos capacitados para hablar y hablar cargados de razón. Esto, hace mucho daño a nuestro deporte. Como opinión, los “buenos” no son esos que sientan cátedra, sino los que escuchan, los que acuden a cursos, los que comparten experiencias, y de esos, tenemos muchos en este país. Menos mal. No basta con vivir de rentas. Siempre va a haber alguien que sepa más que otro. Pero claro, éste es un deporte de egos. Menuda batalla difícil de ganar. Menudo problema con difícil solución.

Tercer problema: poner a la gente de acuerdo. Sin duda, el más complicado de los tres. Yo pienso esto, yo difiero en lo otro, estupendo…todo esto nos da riqueza. Ojalá se pudieran compartir opiniones y llegar a puntos comunes, pero esto es lo más complicado. Es loable que cada cual actúe con la mayor optimización posible de sus recursos, pero señores, reunámonos, lleguemos a acuerdos, movámonos en la misma dirección. Seguro que demostramos más solidez. Está demostrado que hacer la guerra por nuestra cuenta no nos beneficia. Hagamos más mesas redondas, aunemos conocimientos, seamos proactivos, escuchemos al que tenemos al lado. Seguro que nosotros mismos mejoramos.

En fin, reflexiones en voz alta. Yo mismo, este sábado acudiré a un curso que dan unos colegas de profesión, de estos que yo llamo “los buenos”, y a buen seguro que aprenderemos cosas nuevas, compartiremos experiencias y trataremos de no quedarnos anclados en el pasado. Seguro que habrá cuestiones en las que no estemos de acuerdo, pero espero que la humildad sea la nota predominante, los egos queden a un lado para así hacer evolucionar nuestro deporte.

Gracias.

¿Quieres recibir más noticias como esta?Apúntate a nuestra newsletter y recibe todos los viernes un resumen de las noticias de la semana

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba