EntrevistasGeneral

Matías Prats: «»Siempre encuentras unas pista de tenis en los lugares más recónditos del mundo»

El periodista fue la voz de RTVE en el tenis en los años 80

Foto: Diez Minutos

Matías Prats recibió el pasado mes de noviembre el Premio Ciudad de la Raqueta en la categoría de Comunicación, un galardón que reconoce una trayectoria de décadas siendo referente en los medios de comunicación en España. Prats fue uno de los periodistas de referencia en el mundo del tenis en los años ochenta.


¿Cómo fueron sus primeros pasos en el mundo del periodismo?

Como tuve en casa un gran maestro, yo lo que quería era parecerme a él. Me levanté siendo un chavalín para ver la final de las copas Davis en el 65 y el 67.
Para verlas, pero también porque el narrador era mi padre. Estuvimos muy cerca de haberlas ganado. Él fue quien me llevó prácticamente de la mano al periodismo. De los tres hermanos siempre me iba con él y me colocaba a su derecha o izquierda y con escucharle, ya me sentía envuelto de su manera de contar las cosas, con ese verbo infatigable que tenía. Yo quería parecerme a él.

¿Cómo recuerda su etapa transmitiendo tenis? Eran los tiempos del ‘pico y pala’ del tenis español, muy diferentes a los actuales…

Con mucho cariño. Yo era tenista, mi deporte favorito era el tenis. Desde los 11 años que empuñé una raqueta, primero una ‘slazenger’ y luego una ‘dunlop’ de madera. Con ella me iba hasta de viaje cuando veía que tenía la posibilidad de jugar al tenis en cualquier escenario. Incluso jugué en Pekín en el año 1978, en el viaje con los Reyes. Siempre encuentras una pista de tenis en el lugar más recóndito del mundo. En Pekín encontré una pista de tenis de tierra que tenían reservada para los diplomáticos. Y me pude sacar la espina. Siempre me echaba encima la raqueta y por eso he jugado en hierba en Wimbledon con Andrés Gimeno o peloteado con Emilio Sánchez Vicario y Sergio Casal. Periodísticamente, mi primera emisión en el tenis fue en Montecarlo con Juan José Castillo en el año 81, el inolvidable comentarista del ‘Entró, entró’. Siempre he estado muy cerca el tenis.

En el aspecto profesional supe elegir. Siempre sentaba a mi lado a alguien que realmente sabía de lo que estábamos hablando. Yo acompañaba los comentarios de personajes que siempre han sido muy importantes en el tenis español. Me senté junto a Manolo Santana, con Andrés Gimeno, con quien compartí muchos años, y el famoso doblista, José Luis Arilla. Lo pasé muy bien y disfruté muchísimo. Prácticamente me despedí en los JJOO del 92, donde me dejaron narrar el tenis.

¿Y cómo ha cambiado ese tenis español con respecto ahora?

No tenía nada que ver el tenis español en los 80 con ahora. Pude seguir a Higueras, que llegó a ser número 6, o Emilio Sánchez Vicario, que fue 7, o Aguilera, que también fue 7; Luna o Clavet o Arrese…a los que no pillo ya es a los grandes, a los que comenzaron a ganar Grand Slams como Bruguera. Lo pasé muy bien con la lucha de aquellos jugadores intentando entrar en finales de Copa Davis o ganar torneos de Grand Slam. No lo consiguieron ellos, pero sí ellas. Disfruté de la época de Arantxa Sánchez Vicario y Conchita Martínez. Las mujeres no descollaban en el deporte por aquella época y ellas contribuyeron a ese cambio. Tuve la oportunidad de narrar la final de Arantxa ante Steffi Graff, que fue algo que rompió moldes.

¿Cómo eran los medios de comunicación cuando comenzó y cómo ha cambiado esta profesión?

Ahora los periodistas tenemos unas herramientas a nuestra disposición que por aquel entonces eran impensables. Tienes todos los datos a tu alcance y estás conectado con el mundo a través de un teléfono. Pase lo que pase, estás viviendo todo al instante. Cualquier persona con un móvil en la mano se convierte en un colaborador tuyo. En ese sentido, antes estabas muy solo. Yo recuerdo que mi padre, tardó tres días en llegar a Australia. Ahora, el periodismo es mucho más ágil. Yo creo que los chavales que salen de la Universidad están más preparados para este nuevo contexto.

Disfruta de una memoria prodigiosa. ¿Tener buena memoria es una cualidad indispensable en el periodismo?

Hay tal vez una memoria selectiva. Te quedas con lo mejor, con lo más gratificante. Le debo mucho a la narración deportiva porque también me situó en el mapa para ser conocido. Siempre estaré muy agradecido al deporte a lo largo de mi vida. Me ha dado grandes satisfacciones y, además, me dejaba gran libertad a la hora de la narración.

El formato de los medios ha cambiado totalmente. RRSS, inmediatez, periodismo de velocidad. ¿en este nuevo contexto, cual es la receta para que el periodismo mantenga sus valores de credibilidad y altavoz de lo que sucede?

Cuando impera la urgencia y la velocidad, hay que pararse y reflexionar. El deseo de querer ir el primero y querer ser el autor de la exclusiva, te puede engañar. A mi me gusta, antes de decir las cosas, ratificarlas y saberlas exponer a aquellos que me escuchan o me van a leer. El periodista debe abrazarse al equilibrio, a la racionalidad, saber distinguir lo que es una fake news; verificar los hechos, contrastarlos y una vez que ya los tienes, adelante. No dejarte llevar por la prisa y el vértigo que te lleva la audiencia. Hay que ratificar las cosas

¿Por dónde va el futuro de la profesión?

Esta profesión no se va a acabar. Muchos agoreros decían que el papel se iba a morir y aún sigue vivo. Lo que pasa es que el papel ha tenido que abrazarse también a la tecnología. El papel sigue vivo, e incluso pienso que el futuro puede ser halagüeño. Lo mismo pasa con la televisión. Hay mucha competencia, pero la tv en abierto sigue viva, vigente y tiene futuro. Los informativos y los programas de entretenimiento van a seguir muy vivos. Sabemos que muchos millones de ciudadanos se informan a través de la televisión. No existe una democracia sin una prensa libre, bien formada, independiente y ecuánime.

Hijo y padre de periodistas. ¿Recomendaría a su nieto que eligiera esta profesión?

Si el periodismo es vocacional, se aguantan muchas cosas. Esto es tu vida. Desde que sabes que eres periodista, no dejas de serlo nunca. El que es vocacional, muere siendo periodista

¿Quieres recibir más noticias como esta?Apúntate a nuestra newsletter y recibe todos los viernes un resumen de las noticias de la semana

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Suscríbete a nuestra Newsletter semanal

Recibirás todos los viernes un resumen de las noticias de la semana.