Home / General / Las claves del ‘caso’ Djokovic por Sergio Troncoso

Las claves del ‘caso’ Djokovic por Sergio Troncoso

En un año tan extraño como este, sólo faltaba que ocurriese la acción desafortunada de Djokovic en el US open y que le llevó a lo que se llama en el reglamento como #Default (descalificación). El reglamento del tenis para este tipo de acciones es claro, una acción de este calibre sólo puede llevar a la descalificación.

Da igual si la acción es intencionada o no; el juez árbitro habla por el walkie y pide la presencia en pista del Supervisor (el Juez árbitro no puede descalificar a ningún jugador sin la autorización del Supervisor) para explicarle la acción perpetrada y este no le queda más remedio que descalificar al jugador sea el número 1 de mundo o el 345.

A partir de aquí, el mayor perjudicado es el jugador, en este caso, Nole Djokovic que se sentía seguro de ganar su décimooctavo GS poniéndose a uno de alcanzar a Nadal y a dos de Federer, dañar su imagen como número 1 del mundo y más ahora con la nueva Asociación de jugadores creada enfrentándose a Nadal y a Federer y perder el invicto donde este año nadie le había podido derrotar en todos sus partidos disputados.

Sinceramente pienso que esta acción le va a hacer mucho daño al número 1 del mundo más allá de la descalificación. A partir de aquí, tampoco se puede tratar a Djokovic como un asesino, se le fue la olla durante unos segundos pegó un bolazo y tuvo la mala suerte de golpear a la juez de línea, si no hubiera golpeado a nadie le habrían aplicado el código de conducta por abuso de pelota y punto. No son acciones habituales, pero si se dan a veces lo que casi nunca pasa es que les golpees a alguien.

No se puede justificar esta acción, pero se puede comprender en el momento que se produjo al no cerrar el set que lo tenía en su mano y sacar esa rabia que todos los ganadores llevan dentro.

Con todo ello quiero decir, que Djokovic es humano y también se equivoca (como todos) pidió perdón asumió su error y ya ha sido castigado por ello. Ni los buenos son tan buenos ni los malos son tan malos.

¿Quieres recibir más noticias como esta?Apúntate a nuestra newsletter y recibe todos los viernes un resumen de las noticias de la semana

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Suscríbete a nuestra Newsletter semanal

Recibirás todos los viernes un resumen de las noticias de la semana.