GeneralLas 10 de Mentality

Las 10 de Mentality con Pancho Alvariño, director Academia Tennis Val: «En los niveles Top, lo que marca la diferencia es la parte mental»

LOGO JPG

 

 

Pancho Alvariño, uno de los profesionales del tenis que atesora una mayor experiencia, es el protagonista de esta semana de la sección ‘Las 10 de Mentality’, la propuesta que en formato de entrevista nos trae cada semana Alvaro Rama y en la que el tenis desde el punto de vista mental es la referencia. Alvariño asegura que

1 – ¿En una escuela de tenis se trabaja mucho la madurez mental?

Nosotros no tenemos directamente ningún psicólogo. Sí que trabajamos dentro de todos los ejercicios que se hacen en pistas y en todas las programaciones individuales, cuando se saca el perfil de cada jugador, se trabajan todos los apartados. Hay partes en que nosotros incidimos, en la parte que entendemos que el entrenador no está invadiendo nunca la parte del profesional. Damos una serie de normas a nivel mental para tratar el trabajo entre puntos, que es donde se refleja toda la parte mental del tenis. Si llegado el caso tenemos algún problema que ya requiere del trabajo de profesionales, tenemos dos o tres personas a las que siempre acudimos y con las que los jugadores trabajan de forma individual.

2- ¿Un jugador como David Ferrer en qué se diferencia uno que nunca pasa del top50? ¿La cabeza marca mucho ahí?

Creo que sí. Al final es tenis creo que es un cúmulo de sumas, de valores. Está claro que al final todas las partes hacen que un jugador sea mejor. Técnicamente tienes que ser bueno. Está claro que tácticamente tienes que ser bueno. Está también claro que hoy día a nivel físico tienes que ser un superdotado. La parte física siempre está muy ligada a la mental. Lo que sí que creo es que en los niveles más altos lo que marca la diferencia sí es la parte mental. Estamos cansados de ver jugadores que tienen muchas cualidades técnicas o físicas, y al final uno se pregunta ¿cuál es la diferencia entre este chico o esta chica con tales cualidades no pasa del puesto 50? A lo mejor un jugador que por cuestiones físicas o por nivel de altura y demás, como pueda ser David Ferrer, sí que logra meterse entre los mejores del mundo. A partir de cierto nivel sí es cierto que la parte mental marca la diferencia.

3 – Sara Sorribes trabaja en TenisVal. La vemos destacar esta semana en Charleston. ¿El escalón del junior a pro es salvaje a nivel de cabeza?

Seguro. Toda competición genera estrés, genera tensión. Cualquier chico o chica pequeña que juega un torneo aunque sea a nivel local, uno lo mira y ves lo nervios aunque haya tres personas mirando, siquiera los padres. Lo que pasa es que donde más se manifiesta es a nivel profesional. Mucha gente no es capaz de dar ese salto. Yo creo de todas formas que si tú tienes una buena base, si vas preparando también a los jugadores y les vas diciendo lo que se van a encontrar, tienes mucho ganado. Luego a la hora de dar ese salto los jugadores son los que están en pista, los que tienen que interpretar y los que tienen que conseguir todas esas habilidades a nivel mental. Hace mucho el ir formando, hablando. Los entrenadores, de alguna manera, siempre tenemos que ir por delante de los jugadores. Diciéndoles lo que se van a encontrar y preparándoles para ello. Al final ellos son los que tienen que dar esas respuestas.

4 – Se suele decir que uno mejora si está con gente de mayor nivel. Que jugadores jóvenes compartan practicas con otros consagrados es un estímulo de cabeza.

Totalmente. En la academia hemos tenido la suerte de tener muy buenos jugadores. Eso ha hecho que otros jugadores más jóvenes aprendan. Los jugadores profesionales y los juniors comparten pistas contiguas. Muchas veces paramos los entrenamientos para que se fijen. En épocas cuando estaba David Ferrer, ahora con Sara Errani, María Kirilenko, o en épocas anteriores con Dinara Safina, con Marat Safin,… tantos y tantos jugadores. Creo que es muy importante que compartan, que vean las respuestas, la actitud, sobre todo la concentración a la hora de los entrenamientos y no únicamente en los partidos. Que observen cómo responden esos jugadores durante los entrenamientos. Al final la competición es el resultado de como entrenas. Eso es un valor añadido que es fundamental. El hecho de que chica como Sara Sorribes o Paula Badosa hayan compartido entrenamientos con gente de este nivel , el hablar con ellas, comer en la misma mesa que ellas, como ha pasado con Anabel Medina, Sara Errani, Estrella Cabeza, Arantxa Parra,… creo que eso es algo fundamental.

5 – Decía Giraldo que los que están arriba desde muy jóvenes ya son por lo general fuertes mentalmente. Como que maduran antes. ¿Esto cómo se consigue?

Creo que eso va con las capacidades de cada uno. He vivido muchos casos de jugadores que han sido muy buenos de adultos y ya de pequeños venían de serie con estas habilidades. Hablo de gente como Marat o Dinara. A veces a los jugadores que han sido número 1 es difícil ponerlos como ejemplo. Dinara llegó a la academia con 11 años, Marat con 12 para 13 y ya eran jugadores con una determinación, con unas ganas y una actitud que a esas edades es imposible enseñarlas. Ya venían de serie y las habían adquirido. Es gente que ya nace con esas habilidades y luego las potencian. Luego hay muchas que influyen en las carreras, que les influyen y ayudan. El hecho de entrenar con gente profesional, estar con entrenadores que ya han vivido a nivel profesional todas las etapas y les pueden ir enseñando. Y hay gente que tiene esa capacidad de absorber mucho más rápida que otros. Y gente que tiene esa actitud, y esta palabra siempre la subrayo y la pongo con mayúsculas: ACTITUD. Es la que lleva a seguir aprendiendo, mejorando y a llegar arriba, que al final es lo que marca las diferencias.

6 – Rutina previa a un encuentro para enfocar al jugador.

Hay una serie de cosas que les digo a los jugadores. Suelo llevarles unas horas a todos los jugadores. Las marco en cuatro partes: qué hacer entrenando, qué hacer psicológicamente, qué hacer físicamente y qué hacer durante entrenamientos y torneos. Me gusta decirles una serie de cosas que considero importantes. Luego también me gusta irlas cambiando de forma periódica: cada tres meses nos sentamos con los jugadores y les pregunto que otras cosas pondrían y/o quitarían ellos. De tal forma que no sólo la parte mía es importante sino los aspectos que ellos también quieran destacar queden patentes. Muchas veces los entrenadores vamos un poco a las cosas que nosotros consideramos importantes y algunas veces nos olvidamos de escuchar al jugador, que son una parte muy relevante. Dentro de esas rutinas les digo siempre cuatro o cinco cosas: que jueguen valiente, que peguen duro a la bola, si son chicas tratamos siempre de jugar dos tiros ganadores por juego, jugar siempre agresivas con el resto, ordenadas y a nivel mental llevar muy presentes las rutinas. El trabajo entre puntos de Jim Loehr es fundamental, porque al final todo ese trabajo de entre puntos para mí es el reflejo de todas las variantes psicológicas que hay en el tenis.

7 – Trabajaste con Dinara Safina. Sufrió mucho con lesiones. Cómo se trabaja la confianza de un jugador tras una experiencia así. A veces hasta tener miedo de no poder hacer.

Esto es complicado. Al final el tenis es un deporte individual donde cada uno responde de una manera. Va con el carácter de cada jugador. Hay jugadores que son más rebeldes, que ante lesiones o situaciones difíciles tienen más ganas de volver y de vencer a esas situaciones. A otros las lesiones les acobardan y es mucho más complicado. Tampoco hay unas recetas que sean válidas para todo el mundo en general. Al final cada jugador es distinto, tiene una manera de ser y actuar particular. Por eso creo que es muy importante conocerlos. Sobre todo durante mucho tiempo, porque si no es muy difícil ayudarlos. Una vez lo conoces sabes cómo reacciona en según que situaciones. Considero que es importante por un lado conocerlo y conocer sus reacciones, también es importante escucharlos, sobre todo a una cierta edad. A un jugador maduro, que ya ha pasado una serie de etapas, ya sabe cómo reaccionar. Puedes dar tu opinión, tu punto de vista. Si ya es un caso complicado, en el que ves difícil solución, hay que llamar a un profesional, que actúe un poco, y entre todas las partes buscar las soluciones.

8 – ¿Que se pueda hacer coaching on court en WTA es justo? ¿No crea una dependencia al jugador?

Quiero creer que no. Me gusta mucho que los jugadores sean independientes y trato de que mis jugadoras lo sean. Siempre lo he intentado. Al final, cuando entras a la pista están solas. Ahora puedes entrar en pista y ayudar. Una jugadora que es buena al final lo es por sus características, por sus condiciones. En un momento dado el entrenador puede ayudarles, pero al final quienes tienen que meter la pelota son ellas. Por mucho que tú les digas juega de determinada manera o estate más fuerte,… Son cosas que desde fuera se ven mejor pero ellos tienen que ser capaces de creer en eso que estás diciendo y hacerlo. Hemos visto en muchos partidos que está claro que no hay recetas mágicas.

Y muchas veces haciendo lo que tienen que hacer no se ganan los partidos. Personalmente creo que es muy fácil que un jugador, y más concretamente las chicas porque en ese sentido son algo más débiles entre comillas, es más fácil conseguir que una jugadora tenga dependencia del entrenador. Esto nunca me ha gustado. Creo que no es ético ni la manera de ayudar a la tenista, que al final tiene que ser autosuficiente para buscar las soluciones por ella misma.

9 – ¿Qué es lo más difícil a nivel de cabeza para un jugador? Lo que menos gente haga bien.

Lo más complicado de alguna manera sería automatizar las rutinas. Sobre todo en momentos adversos del resultado. Es muy fácil llevarlas a cabo cuando el marcador va a favor, cuando estás ganando, los jugadores siguen haciendo las rutinas. Pero cuando el partido se complica, es difícil, es duro que los jugadores sigan con las rutinas preestablecidas. Una vez consigues eso, ese jugador ya están entre la élite, entre los mejores del mundo.

10 – Nadie es perfecto pero el jugador/a con el que hayas trabajado que más te haya impresionado a nivel mental.

Voy a decir un chico y una chica. A nivel mental podría ser David Ferrer, en el sentido de que con el trabajo, con la determinación, el sufrimiento,… se puede llegar a lo más alto. El creer en uno mismo y trabajar sin descanso. Y sobre todo seguir mejorando, porque de David ha tenido una evolución brutal. Ha mejorado muchísimo. Creerte que puedes estar con los mejores del mundo, cuando a nivel sólo físico es evidente que hay unas diferencias grandísimas. Que en chicas lo puedes esconder más pero en chicos es más difícil.
En chicas el ejemplo sería Dinara, a quien siempre pongo como referencia. Desde pequeña, cuando tendría 14 años, siempre me decía que su sueño era ser jugadora profesional, que iba a ser buena. Me decía ‘quiero y por los aeropuertos y que la gente me conozca’. Cuando hablamos le recuerdo esa frase. Su sueño era ese. Y sobre todo la disciplina y el orden con la que trabajó. Con Dinara trabajé durante cinco años y jamás le tuve que decir muévete, o venga descansamos hoy porque estás cansada. Jamás faltó a un entrenamiento en cinco años si no era por enfermedad, y estaba pocas veces enferma. Esa determinación, esa ambición, ese convencimiento de que iba a ser tenista… Trabajó muchísimo para conseguir sus objetivos. Sara Errani ahora también sería un buen ejemplo en ese sentido. David Ferrer en chica. Cómo con ciertas carencias a nivel técnico etc, haya conseguido lo que ha conseguido. Todo a base de trabajo, de esfuerzo y de ese talento que muchas veces entendemos como facilidad y cuántas veces hemos hablado que talento es también esa capacidad de trabajar, de sufrir y de conseguir los sueños.

¿Quieres recibir más noticias como esta?Apúntate a nuestra newsletter y recibe todos los viernes un resumen de las noticias de la semana

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Suscríbete a nuestra Newsletter semanal

Recibirás todos los viernes un resumen de las noticias de la semana.