GeneralOpinión

Garbiñe Muguruza: El Roland Garros de la aceptación by Vicente Cuairán

vicente 6
Vicente Cuairán, director ejecutivo de Tennis Mind

 

 

El 4 de junio de 2014 (justo dos años después de su victoria de hace dos días en Roland Garros) Garbiñe Muguruza hacía estas declaraciones tras caer derrotada en los cuartos de final del abierto de Francia frente a la rusa María Sharapova “Tengo que mejorar la mentalidad en los momentos clave y jugar más valiente. He visto que a las buenas de verdad les planto cara”.

Estas palabras eran toda una profecía autocumplida de en dónde quería verse Garbiñe en el futuro cercano. Y eso a pesar de que en el camino ha habido momentos realmente duros en los que la mentalidad de la hispano-venezolana parecía hacerse añicos. Todos recordamos sus palabras en varios partidos durante el “coaching on court” con su actual entrenador Sam Sumik o aquel partido en Indian Wells en el que rompió a llorar en mitad del partido mientras le decía a su entrenador que no quería jugar más. ¡Y esto fue solo hace 3 meses!

Entonces… ¿Qué ha cambiado en Muguruza para que durante este Roland Garros su actitud mental haya sido tan espectacular durante todo el torneo?

Honestamente no sabría decir en qué porcentaje es importante o no el trabajo mental en un jugador/a de tenis pero si lo que si tengo claro que para poder sacar el 100% del rendimiento del jugador/a (sea éste el que sea) es imprescindible que el jugador/a entrene su actitud mental de manera específica.

Hay cuatro objetivos claves a la hora de trabajar la actitud mental de un jugador/a de tenis:

1. La aceptación. Desarrollar en el jugador/a la capacidad de aceptar cualquier situación de partido. Aciertos y fallos, derrotas y victorias y situaciones favorables y en contra del partido. Para conseguir este objetivo en actitud mental es fundamental entrenar la humildad y la autoestima de nuestros jugadores/as.

2. La búsqueda de soluciones. Desarrollar en el jugador/a una correcta capacidad de análisis sea cual sea la situación de partido. Para conseguir este objetivo en actitud mental es imprescindible entrenar la confianza de nuestros jugadores/as. Esta búsqueda de soluciones será imposible si antes el jugador/a no ha trabajado su capacidad de aceptación.

3. El inicio del punto. Desarrollar en el jugador/a una adecuada activación y capacidad estratégica sea cual sea la situación de partido. Jugar punto a punto y enfocado en el presente. Para conseguir este objetivo en actitud mental es imprescindible entrenar la motivación de nuestros jugadores/as. Esta capacidad estratégica y de activación será imposible si antes el jugador/a no ha trabajado su capacidad de buscar soluciones.

4. El desarrollo del punto. En esta fase es donde se produce la magia del tenis. Aquí es donde se tiene que poder desarrollar el 100% del juego del jugador/a. La fase en la que el jugador/a va a desarrollar una adecuada entrega y capacidad de decisión. Para conseguir este objetivo en actitud mental es imprescindible entrenar la concentración de nuestros jugadores/as. Esta capacidad para tomar decisiones durante el punto va a venir determinada en función de la calidad de los tres objetivos anteriores. Cuanto mejor trabajemos la aceptación, la búsqueda de soluciones y la capacidad estratégica y de activación del jugador/a mejor será la entrega del jugador/a y su capacidad de decisión durante el punto.

Por lo tanto, en la base de una gran actitud mental está la capacidad de aceptación del jugador/a y el entrenamiento en la humildad y la autoestima.

Y esto es lo que ha cambiado y ha hecho de manera excepcional Muguruza en cada situación de partido a lo largo de este Roland Garros, sabiendo aceptar todos y cada uno de los retos y situaciones del partido, todos y cada uno de los fallos del partido (y buscándoles soluciones) manteniendo la calma cuando realmente hacía falta, es decir, cuando las cosas no salen como uno quiere. Como cuando en la final contra Serena tuvo bolas de break en contra en el último juego del set y supo estar en calma, sin quejarse, aceptando y jugando punto a punto y en el presente. O como cuando en el segundo set del partido tuvo que ver como Serena le remontaba puntos de partido en el penúltimo juego del partido y actúo de igual manera.

La capacidad de aceptación es sin lugar a dudas una de las claves fundamentales de la actitud mental de cualquier jugador/a. Aprender a jugar desde la humildad y una correcta autoestima (aceptando fallos, derrotas y situaciones difíciles de partido) es lo que nos va a permitir dar el 100% de nuestro tenis y esta es la lección y el gran cambio que nos ha mostrado Garbiñe en este Roland Garros.

Dos años después Garbiñe cumple su profecía y a golpe de aceptación ha sabido aprender a jugar más valiente, más tranquila, más motivada y más concentrada en los momentos del partido en lo que antes la falta de aceptación no se le permitía y es que la aceptación te lleva al rendimiento y el rendimiento siempre aumenta tus probabilidades de éxito.

¡Gracias Garbiñe por este increíble Roland Garros de aceptación que nos has regalado!

¿Quieres recibir más noticias como esta?Apúntate a nuestra newsletter y recibe todos los viernes un resumen de las noticias de la semana

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Suscríbete a nuestra Newsletter semanal

Recibirás todos los viernes un resumen de las noticias de la semana.