GeneralPlayers

Emma Raducanu: explicar lo inexplicable del Grand Slam perfecto

La británica ha firmado un récord imbatible: sumar 2040 puntos al ganar un Grand Slam

Por Alejandro Pérez

Emma Raducanu (Toronto, 2003) ha roto todo lo establecido. Todo lo que se podía considerar normal o sorprendente dentro de lo razonable. La británica nacida en Canadá se ha convertido en campeona de Grand Slam con 18 años, en su cuarto torneo WTA, en su segundo Major, partiendo desde la fase previa y sin perder ni un set.

Bibiane Schoofs, Mariam Bolkvadze y Maiar Sherif Ahmed Abdelaziz en la previa. Stefanie Voegele, Shuai Zhang, Sara Sorribes, Shelby Rogers, Belinda Bencic, Maria Sakkari y Leylah Fernandez en el cuadro final.

De sus siete rivales en el cuadro principal, se ha enfrentado a una top15, una top20, tres top50, una top100 y una tenista fuera del top100. La suiza Belinda Bencic, en cuartos de final, ha sido la rival de mayor entidad clasificatoria que ha tenido enfrente.

En tercera ronda se midió a Sara Sorribes quien, en su primer partido, había eliminado a la 22a favorita Muchova, la tenista llamada a jugar ese partido. En octavos Emma cedió tres juegos ante la estadounidense Rogers, ganadora de la primera favorita Barty un partido antes. En cuartos, la 11a cabeza de serie Bencic había sido ganadora de Swiatek (7) en los octavos. En semifinales Sakkari le pudo hacer cinco juegos cuando en la ronda anterior la griega había superado a la cuarta favorita Pliskova.

Y en la final, enfrentándose a la campeona de una mitad baja donde ni Sabalenka, ni Osaka, ni Svitolina, ni Krejcikova, ni Muguruza ni el resto de favoritas consiguieron enlazar los seis triunfos necesarios para jugar la final.

Diez triunfos para ganar el US Open

Por primera vez en la Era Abierta del tenis, una tenista (hombre o mujer) conquista un Grand Slam comenzando desde la fase previa. Normalmente se necesitan siete victorias para ganar un Major. Este domingo, Emma lo ha hecho tras 10 triunfos.

Como primera campeona de Major llegando desde la previa, Emma Raducanu ha establecido un récord que será muy difícil igualar e imposible de superar salvo que cambien los datos. La británica ha sumado los 2.000 puntos del título y los 40 de superar la previa. Se va de Nueva York con 2.040 puntos en lo que supone un nuevo récord para un campeón o campeona individual de Grand Slam.

Sólo se podría igualar con otro título para un tenista procedente de la previa, algo difícil visto lo que ha costado el primero. Superarse solo se podrá si cambian las reglas del juego y se les asignan más puntos a los torneos del Grand Slam, algo que no se debe descartar.

Además de ganar 10 partidos, superar la previa y llegar y ganar la final, Emma Raducanu lo ha hecho sin ceder un set. Hasta este USOpen, la lista de tenistas campeones sin ceder un set la componían 20 hombres (Nadal, con cuatro, el primero) y 91 mujeres (Helen Willis domina con nueve títulos). La 92a ha sido Raducanu, la tercera tenista en hacerlo sin ser cabeza de serie y, en su caso, ni con hueco directo en el cuadro final.

Pero es que hay más. Ni ha perdido un set ni ha estado cerca más que en uno de los 20 parciales disputados. Fue en la segunda ronda previa ante la georgiana Mariam Bolkvadze. Tras un primer 6-3, necesitó llegar a las puertas del desempate para cerrar el partido y el triunfo con un 7-5. En el resto de partidos, en 13 de los 18 sets cedió tres o menos juegos.

En cifras globales, Emma Raducanu ha perdido 50 juegos, lo que arroja una media de cinco por partido, el equivalente a ganar 10 partidos seguidos por 6-3 6-2 (o cualquier resultado equivalente). Con 18 años, en su segundo Major y su cuarto cuadro WTA.

Cuarto torneo WTA de su carrera

Porque ahí está el siguiente dato del fenómeno Raducanu. Emma ha disputado en Nueva York su cuarto cuadro WTA. Se estrenó en la hierba de Nottingham previa a Wimbledon (1R). Siguió en Wimbledon con invitación y una ya muy notoria cuarta ronda. De camino a Nueva York jugó en San José (California) perdiendo a la primera. Y con eso se ha presentado en Flushing Meadows. Antes de acabar agosto disputó un torneo del segundo circuito WTA (WTA 125k Series) donde llegó a la final.

Balance de 3-3 en el circuito antes de llegar al cuatro Grand Slam de la temporada. Seis sets ganados y seis perdidos (y en su derrota en Wimbledon se retiró con 0-3 en contra en la segunda manga).

La última parte del análisis y que es la consecuencia de lo extraordinario y sorprendente de la hazana Raducanu es la clasificación. Antes de jugar el Grand Slam norteamericano, la británica era la 150a WTA y la tercera tenista de su país tras Johanna Konta (47) y Heather Watson (64).

El salto gracias al título de Grand Slam, ha sido de 127 posiciones en dos semanas. De cerrar el top150 a meterse en el top25: es la 23a mejor raqueta del mundo, a 206 puntos del top20. Y, por supuesto, la primera raqueta británica.

Para cerrar el círculo de todo lo inexplicable que rodea al título de Emma Raducanu basta un dato: en 12 meses, cuando vuelva a Nueva York para defender su título (algo que ninguna mujer ha conseguido desde Serena Williams en 2014), haga lo que haga perderá puntos. Lo mejor que le puede pasar es ceder los 40 tantos sumados por la previa y eso si gana el título.

Será la primera vez, en Grand Slam, que una tenista tendrá imposible mantener todos los puntos logrados un año antes. Y, ese hito, tiene nombre y apellidos: Emma Raducanu. O explicar lo inexplicable de un Grand Slam perfecto.

¿Quieres recibir más noticias como esta?Apúntate a nuestra newsletter y recibe todos los viernes un resumen de las noticias de la semana

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Suscríbete a nuestra Newsletter semanal

Recibirás todos los viernes un resumen de las noticias de la semana.