EntrevistasGeneral

Emilio Sánchez Vicario: «Que Murray destaque de su paso por la Sánchez-Casal nuestra filosofía de vida es nuestra mayor victoria»

Emilio Sánchez Vicario es una referencia tanto en el tenis español como mundial. Como jugador, firmó el prólogo de lo que después sería la era dorada de La Armada y como capitán de Copa Davis, llevó a España a la histórica victoria de Mar de Plata ante Argentina. Un hito en la historia del tenis español. Aún así, su mayor aportación a la industria del tenis es la fundación de la Academia Sánchez-Casal en Barcelona. Una referencia formativa al más alto nivel por donde pasan cada año cientos de aspirantes a grandes tenistas y en la que se han formado jugadores como Andy Murray, Dimitrov o Kuznetsova. Desde hace un par de años, ha sido pionero al exportar su modelo de trabajo de la Sánchez-Casal a Estados Unidos. Su academia en Naples (Florida) es el proyecto profesional y de vida en el que está embarcado. Una apuesta en la que está poniendo toda la carne en el asador y que ya empieza a dar sus frutos. En esta entrevista, Emilio, califica de ‘enriquecedor’ el trabajo que está desarrollando en Estados Unidos y reconoce que el secreto de su proyecto de formación está en «desarrollar todo el trayecto, desde la base de la pirámide a la élite»

¿Qué balance hace de los primeros ejercicios de la Academia Sánchez-Casal en Naples (EEUU)?

Llevamos 18 meses trabajando a full para poder hacer esta aventura una realidad. El balance es muy positivo, hemos conseguido volver a hacer realidad esta instalación, desarrollar un proyecto al lado de las mejores academias del mundo es enriquecedor. Adaptarnos a la mentalidad, costumbres de los americanos es un aprendizaje que nos esta enriqueciendo mucho.

¿Qué dificultades encontrasteis para poner en marcha vuestro proyecto en Florida?

Principalmente que este club cerró y volver a hacer creer a la gente que no lo volverá a pasar, cuesta. Segundo que la situación de la banca hoy es diferente a cuando empecé en España y debemos adaptarnos

¿Cómo surgió la idea de trasladar el proyecto de la Sánchez-Casal de Barcelona a Estados Unidos?

Pues esa cosas de la vida, nosotros estuvimos gestionando esta instalación de 2008 a 2010 como una licencia, lo único que los propietarios decidieron romper la relación y dejar de pagarnos. Cerraron. Nunca pensé que volveríamos, pero en marzo 2012 el banco nos contactó para ver si estábamos interesados, se deshicieron de esos señores, conseguí los apoyos y aquí estamos ilusionados y tratando de sacarlo adelante

¿Qué diferencias existen entre el proyecto original en Barcelona y el que estáis desarrollando en Florida?

Que en Barcelona tuvimos que hacerlo todo, que cometimos muchos errores y aquí está casi todo listo y tratamos de aprovechar la experiencia.

¿Hoy por hoy, en qué fase de desarrollo está el proyecto americano?

Pues en fase de lanzamiento. Los proyectos educativos van poco a poco. Empezamos en julio 2012 con el club y la academia de tenis, y este agosto 2013 empezamos con el colegio. Todavía nos falta hacer mucha cosa para estar a funcionamiento total. Y aquí competimos con el home scholing y el internet School. En España afortunadamente no.

¿Cuáles son las líneas maestras de la academia para los próximos años?

Dar oportunidades a los estudiantes en el circuito y en la educación.

¿Cuales son las sinergias que mantienen ambos centros de formación?

Mismo sistema de entrenamiento, mismo colegio. Diferentes culturas, no existe algo parecido.

¿Cual es el prestigio que tiene el ‘sistema de formación español’ en el mercado americano y cómo contribuye al éxito de un proyecto como el tuyo el buen momento que vive el tenis español?

El sistema español es algo que existe gracias a los jugadores que tenemos arriba, es gracias a ellos que las academias triunfamos, algunas siguen pautas propias, pero casi todos venimos de la misma escuela y eso hace exista bastante unificación de criterios de enseñanza. Si luego sumamos que gente como Luis Mediero han formado a mas entrenadores que pistas tenemos hace que la gente trabaje muy bien. Nosotros en ASC queremos que el nivel de los coaches mejore y tenemos programas para enseñarles. Creemos que somos pioneros en ello y hemos ya enseñado a más de 500 coaches aquí. El mercado americano es diferente pero muy grande y creemos que si crecec el nivel de todos crece el nuestro. A nosotros nos ayuda mucho que nuestros jugadores les vaya bien. También creo que tantos ex jugadores estén en tenis hace que nuestro nivel suba.

¿Cual es el retrato robot del tenista en formación estadounidense que entra en la Academia Sánchez Casal en EEUU?

Es un jugador de golpes mecánicas, poca movilidad y juego muy destructivo. Vienen en busca de movilidad, estabilidad y mentalidad. Es lo que les falta y nosotros tenemos.

Por Barcelona, han pasado algunas de las mejores raquetas del tenis europeo en los últimos años como son los casos de Murray, Hantuchova, Kutznesova… ¿Estáis interesados en atraer ese tipo de jugador en Naples?

Las academias vivimos de los éxitos, necesitamos hacer jugadores cada dos o tres años para seguir generando atención. Aunque hay muchas formas de hacerlo, la que tienen más mérito es la de hacer el jugador, digamos que cuando llega con 13 o 14 años, y tú le ayudas a convertirse en jugador. Cuando llegan formados le aportas valores pero ya el mérito de otros. Nosotros hicimos esa transición con Murray, Kuznetosva, Monaco, Dimitrov pero no a Hantucova, Ivanovic que vinieron para entrenar con alguno de los coaches pero ya estaban arriba. Lo difícil y que tiene mérito es hacer la transición, lo otro es difícil pero es diferente aunque la gente no sabe ver la diferencia. Hay academias que tienen a jugadores todos ya formados. Nosotros hacemos toda la pirámide desde el inicio hasta la elite y cuando un jugador que ha empezado contigo a los 5 o 6 anos y algún día cercano llegue será el sumum del desarrollo. Nosotros empezamos en el 99 y hoy tenemos después casi 15 años jugadores casi dando el salto, cuando pase será nuestro gran éxito. Imaginaros lo lento que es.

Recientemente, Juan Carlos Ferrero ha anunciado la apertura de una ‘sucursal’ de la Equelite en China. ¿Os planteáis en la Sánchez Casal la apertura hacia el mercado asiático, que parece ser la ‘tierra prometida’ tanto para la ATP como para la WTA?

Nosotros también estuvimos hablando con los mismos que Juan Carlos pero el modelo que buscaban no cuadraba con el nuestro, como el de Ferrero tampoco es parecido, nosotros buscamos un acuerdo a largo plazo que se equipare totalmente con Barcelona y Naples, nosotros somos mas un centro educativo, formativo que un centro de alto rendimiento. Para nosotros la pata del colegio es nuestra diferencia y cualquier acuerdo que tengamos debe incluirla, y en ese proyecto no estaba contemplada. Llevamos muchos años buscando el partner ideal pero todavía no ha llegado, nunca se sabe si el futuro pasara ese tren. El otro día hablando con Murray y su estancia con nosotros solo hablaba de la escuela, los valores… Eso para mí es muy gratificante, que precisamente el mejor jugador le quedase nuestra filosofía es mas victoria que casi sus victorias. Nosotros escribimos historias de vida muy bonitas con los que llegan al circuito profesional y los que llegan al circuito de la vida.

Por tu experiencia, conoces tanto el tenis europeo como el americano, ¿qué piensas que puede aportar el Viejo Continente a EEUU y, al contrario, qué conceptos del tenis americano consideras que son ‘exportables’ a Europa?

El tenis europeo ha sido los últimos 20 años el motor de la industria. USA se durmió en los laureles del éxito en la mejor generación de tenistas de la historia: Sampras, Agassi, Chang, Courier, Martin y después hubo un vacío importante. USA sigue siendo el país con más practicantes pero es un público adulto, están trabajando para rejuvenecer su tenis, Higueras que es el responsable de las estructuras federativas ha intentado traer muchos coaches de allí y poco a poco están empezando a tener resultados. Estoy seguro que volverán con fuerza. En la ultima Orange,dos finalistas de 15 años y en mujeres tienen 6 chicas en las 100 de menos de 20. Su único pero es que el nivel en el tenis universitario que es la única cosa que deberíamos copiar en Europa para que todos los tenistas pudiesen seguir compaginando tenis y estudios no está produciendo jugadores para dar el salto después. Aquí el deporte va en la vida diaria, y el que los colegios y universidades se vuelquen en sus alumnos deportistas es apasionante. En Europa todavía hoy los deportistas son algunos pocos que socialmente son menos.

 

 

¿Quieres recibir más noticias como esta?Apúntate a nuestra newsletter y recibe todos los viernes un resumen de las noticias de la semana

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Suscríbete a nuestra Newsletter semanal

Recibirás todos los viernes un resumen de las noticias de la semana.