General

El italiano Jannik Sinner impide a Carlos Alcaraz revalidar el título en la arcilla croata

Se desvanece el sueño de repetir gesta en Croacia. El tenista italiano Jannik Sinner logró despojar anoche del trono del torneo de Umag a un ensombrecido Carlos Alcaraz, que el año pasado conseguía llevarse en esta misma pista el título número uno de su carrera. El murciano llegaba a la final con el recuerdo todavía fresco de haber caído derrotado la semana anterior en Hamburgo, pero con la suficiencia que en estas citas concede siempre el talento. Se hizo con el primer set del partido tras un arranque sumamente igualado; luego puso tierra de por medio el dominio rival, que fue abrumador en las dos mangas siguientes. El 6-7, 6-1 y 6-1 reflejado en el marcador da buena cuenta de ello.

No bastó ni con las ganas ni con firmar un comienzo prometedor. El pupilo de Ferrero no aprovechó ni una de las nueve bolas de break que se le presentaron a lo largo del choque, a diferencia de Sinner, que supo sacar fruto de cinco de ellas y plantear una progresión táctica que lo llevó a hacerse con la victoria. La trama del primer juego se desarrolló según lo esperado, con un duelo muy parejo entre los dos tenistas con mayor proyección del circuito. Esta toma de contacto inicial pecó, eso sí, de conservadora: servicios contundentes como arma principal y mucha prudencia a la hora de asumir riesgos. Tal vez ahí estuvo la clave que explica las cifras del comienzo, y a ellas, como no podía ser de otro modo, se agarraron los pronósticos de muchas casas de apuestas españolas, donde la probabilidad de que el español se llevara este ATP estuvo en torno al sesenta por ciento.

Al cabo de los cincuenta minutos, con ambos tenistas prolongando todavía el empate, apareció el tie break en el que Alcaraz decidió pisar el acelerador. Primero lo hizo con un resto de ensueño y después con una dejada de estilo propio y una volea que desarticuló por completo al italiano en la siguiente escena. El de El Palmar obtenía así la única recompensa que le fue concedida en la final.

Jannik Sinner no se arrugó ante el primer golpe recibido. Su reacción llegó con la apertura del segundo set, donde el afán de revancha le permitió desactivar el saque del español hasta en seis ocasiones y fijar así un 2-0 de distancia que fue la llave de todo lo que vendría después. Acto seguido, el tenista italiano continuó con el recital y provocó la primera rotura de servicio de la noche, pasando de esta forma a dominar el juego con un 3-1 a su favor. Definitivamente, empezó a ganar confianza, a sentirse más suelto en la tierra batida croata. Alcaraz se fue apagando poco a poco, salpicado de errores y dejando pasar una vez más la opción de materializar el break. Su declive psicológico, tal vez por la acumulación de ocasiones perdidas, aupó todavía más a su oponente, que con otro par de roturas puso sobre la pista el 6-1 que igualaba el partido.

Después de perder siete juegos seguidos, el murciano tuvo un atisbo de respuesta al aprovechar un saque en blanco de Sinner. Las tablas (1-1) reaparecieron en el set definitivo, e incluso llegó a vivirse el aroma de los primeros compases con los dos jugadores afanados en no ceder el servicio. Duró poco la intensidad: Jannik se lanzó rotundamente a por el triunfo, volvió a cuajar otro break (3-1) y terminó cerrando el torneo de Umag con otro 6-1 que le servía para ganar el sexto ATP de su carrera.

Por su parte, Carlos Alcaraz cuenta ya los días para afrontar en esta primera quincena de agosto los Masters de Canadá y de Cincinnati, que suponen la fase previa al último Grand Slam del curso, el US Open. Hay esperanza.

¿Quieres recibir más noticias como esta?Apúntate a nuestra newsletter y recibe todos los viernes un resumen de las noticias de la semana

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Suscríbete a nuestra Newsletter semanal

Recibirás todos los viernes un resumen de las noticias de la semana.