GeneralOpinión

El entrenamiento de la capacidad de desaceleración en tenistas

El autor escribe sobre una cualidad básica en el tenis como es el proceso de desaleración

José Miguel de la Cruz Rojas. Doctor en Ciencias del Deporte y CEO de JCRSports (Colegiado 9955 CLM)

Según los análisis notacionales en tenis, los tenistas realizan múltiples cambios de dirección en un partido con recorridos de 3-4 metros de media. Por tanto, la capacidad de aceleración y desaceleración es altamente demandada en competición y se convierte en un indicador de rendimiento y de prevención de lesiones.

Hoy trataré un tema que está poco estudiado en los deportes de raqueta (tenis y pádel), en relación al entrenamiento de la desaceleración. Para ello me serviré del artículo sobre dicha temática presentado por Kovacs, M., Roetert, P., and Ellenbecker, T. (2015).

Una eficiente desaceleración es un parámetro que permite cambios de dirección rápidos y explosivos, convirtiéndose en un componente prioritario en el tenis de competición. El entrenamiento pliométrico ayuda a la corrección de saltos y cambios de dirección mecánicamente incorrectos. Este tipo
de entrenamiento genera grandes picos de potencia y son necesarios grandes habilidades de desaceleración.

Los cuatro mayores componentes de la desaceleración son: a) Equilibrio dinámico, b) Fuerza excéntrica, c) Potencia y d) Fuerza reactiva. Un jugador que es capaz de desacelerar rápido y en pequeños espacios no sólo será rápido sino que tendrá un gran control motor. Uno de los mayores componentes para desacelerar en un tenista es el «momentum», expresado como el producto de la masa del deportista y su velocidad.

Por tanto, debe entrenarse tanto la fase acelerativa como la desacelerativa para optimizar el rendimiento y prevenir lesiones a través del control de la fase excéntrica de la contracción muscular. El entrenamiento específico multidireccional permitirá al jugador trabajar sobre los cambios de dirección o las arrancadas y paradas que se plantean en cada punto, basándonos en los patrones de movimiento, distancias y sistemas energéticos específicos que se demandan en la competición.

En el tren inferior, los extensores de la cadera (glúteo mayor y medio e isquiotibiales) debe enfocarse en un entrenamiento excéntrico con incrementos progresivos de resistencia. En el tren superior, el foco principal está en la zona del hombro, encargado de desacelerar el brazo en el saque, golpes de fondo y voleas.

Debemos plantear este entrenamiento, siempre planificado, atendiendo a una variedad de rangos de series y repeticiones basados en la edad, maduración y status del jugador. Todo esto será impensable sin la supervisión colegiada de un educador físico especialista en tenis. ¡Apuesta a caballo ganador! Tu rendimiento y tu salud se verán beneficiados.

Bibliografía:

  1. Kovacs, M. S., Roetert, E. P., & Ellenbecker, T. S. (2015). Efficient deceleration: The
    forgotten factor in tennis-specific training. Strength & Conditioning Journal, 37(2),
    92-103.
¿Quieres recibir más noticias como esta?Apúntate a nuestra newsletter y recibe todos los viernes un resumen de las noticias de la semana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Suscríbete a nuestra Newsletter semanal

Recibirás todos los viernes un resumen de las noticias de la semana.