ClubsGeneral

Composan construye dos pistas de tierra batida de última generación en el Real Club de Tenis La Magdalena

El Real Club de Tenis La Magadalena ha reforzado su panel de pistas de tenis con la renovación completa de dos de sus pistas antiguas. Composan se ha encargado de las obras de construcción de las nuevas pistas empleando su tecnología de última generació, un proceso en el que ha invertido poco más de un mes y que ha permitido dotar al club cántabro de unas nuevas pistas con unas prestaciones importantes y que marcan la diferencia cuando la lluvia y las inclemencias del clima del norte hacen su aparición.

Carlos Salas, jefe de mantenimiento del club histórico club santanderino, explica que las obras de construcción de las nuevas pistas se hicieron porque «teníamos unas pistas antiguas, sin pastillas, con tocho. Pensamos en varias posibilidades. Nuestras pistas eran todas arcillosas. Estuve conociendo pistas en clubes en diferentes lugares de España donde trabaja Composan, viendo como recuperaban, como drenaban, vi la pastilla como reaccionada y lo instalamos en Santander, donde estamos encantados»

Santander, con un clima muy lluvioso que dificulta la recuperación de las pistas cuando se mojan, obligaba a un cambio radical que permitera que las pistas recuperasen antes y permitirá, por tanto, volver a utilizarlas en un menor tiempo. En ese sentido, Salas comenta que «hemos reducido los tiempos de recuperación a cuatro horas, en situaciones que antes nos llevaba 24 horas o más»

El Club ha construido dos pistas y en los planes a corto plazo está construir otras tres. El RST La Magdalena tiene un total de siete pistas, cinco de ellas de tierra batida y dos de hierba artificial.

Salas explica como fue el proceso de construcción de las nuevas pista «hicimos una excavación de 16 cm para quitar todo el tocho, hasta llegar a una ceniza de altos hornos, que es un drenaje que tenemos. Ese drenaje lo arañamos y lo dejamos un día entero oxigenar. Cuando lo oxigenamos, añadimos cascote en diferentes granometrías, mismo proceso con la lava volcánica en diferentes granometrías, encima se le añade la pastilla, que es donde está el secreto de Composan, se le añade la capa sellante y todo se enrola y se compacta para la colocación de las líneas y postes». «Lo que conseguimos con todo este proceso, es que mientras los socios jueguan, la pista se compacta con el movimiento. Lo bueno de la pista, es que va teniendo un proceso de riego y de compactación. La pista necesita de moverse. Se autocompacta» finaliza.

Sobre el mantenimiento que el equipo de Salas realiza a las pistas del Real Club de Tenis La Magdalena, explica que «hacemos un mantenimiento diario. Le damos un ‘badillao’por las mañanas, luego las pasamos una red o cepillo dependiendo de las necesidades de la pista y luego, cada vez que juegan los socios, las vamos manteniendo. Y a mediodía, las damos otro badillao. Es un mantenimiento diario. Para que una pista de tenis esté bien, hay que cuidarlas diariamente»

¿Quieres recibir más noticias como esta?Apúntate a nuestra newsletter y recibe todos los viernes un resumen de las noticias de la semana

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba