Home / General / Como [dejar de no] compaginar el tener tenis de alta competición y el tenis base por Iñaki Etxegia

Como [dejar de no] compaginar el tener tenis de alta competición y el tenis base por Iñaki Etxegia


Tras varios años copando el ranking mundial de tenis, no es ningún secreto que en España ha descendido en número licencias y aficionados al tenis. 
¿Curioso no? Sin buscar culpables, podemos dejar patente que el éxito en la alta competición no supone, o mejor dicho no ha supuesto, un incremento proporcional del tenis base y de la práctica de este deporte. Parecería que haya tenido el efecto contrario. ¿A qué puede deberse este hecho? ¿Que podemos hacer para intentar evitar esta situación?
Cuando industriadeltenis.com me invita a escribir esta columna de opinión (Gracias) y me propone hablar de cómo es posible que en la academia de tenis en la que trabajo (JC Ferrero – Equelite Sport Academy) se compagine el entrenamiento de alta competición con un tenis más social y/o de base, únicamente se me ocurre plantear que lo difícil es no hacerlo.

Se plantea pues la duda: ¿El tenis tiene «dos almas»? Están el tenis de alta competición y el social reñidos entre sí. Extrapolando la pregunta a cualquier otro deporte, la respuesta creo que debiera ser NO. Sin embargo, es cierto que en el tenis parece no darse esta situación.

Cuando acudes a un club de tenis te encuentras dos situaciones: O hay tenistas jugando por diversión, o hay jugadores que intentan ser profesionales. Del primer grupo, debo decir, que los que quedan suelen ser mayores. Desde pequeños, los niños se inician en el tenis con el objetivo de divertirse, pero al poco tiempo suceden dos cosas:

1.- Los niños juegan bien y empieza a existir cierta presión

2.- Los niños juegan peor y se dejan el tenis.

Creo que muchos estarán de acuerdo que existe un cambio de motivación en los niños. A edades demasiado tempranas dejan de buscar el divertirse y empiezan a buscar el resultado que les llevaría hipotéticamente a ser profesional.

Ante esta situación (y aquí me remito al ejemplo de JC Ferrero Equelite) las academias y clubes deben trabajar para ofrecer modelos de competición más dinámicos y cortos. Me refiero aquí tanto a partidos como entrenamientos, tanto para niños como para adultos.

Con los niños, nos encontramos con la gran dificultad que hemos desarrollado anteriormente. ¿Que podemos hacer? La base deberá ser común, y en cierto momento deben ofrecerse dos opciones diferentes que eviten que se deje el tenis. Siempre se puede mejorar y por ello la motivación debe residir en mejorar, por y para ellos mismos, y divertirse en el proceso.

Que unos jugadores lo hagan mejor y consideren que pueden competir a otros niveles con garantías, no implica que los que juegan algo peor no puedan seguir mejorando. Hay que buscar que ambos grupos sigan buscando esa mejora y sigan compitiendo y divirtiéndose aunque sea a un nivel diferente. 

¿Quieres recibir más noticias como esta?Apúntate a nuestra newsletter y recibe todos los viernes un resumen de las noticias de la semana

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Suscríbete a nuestra Newsletter semanal

Recibirás todos los viernes un resumen de las noticias de la semana.