EntrevistasGeneral

Andrés Artuñedo: «El tenis te enseña valores que aplicas a tu vida diaria: respeto, compañerismo, profesionalidad…»

Andrés Artuñedo colgó la raqueta como jugador profesional en el verano de 2019. Desde entonces, en apenas dos años, se ha dedicado a la formación en el Club de Tenis Castellón dentro del proyecto de la Academia Tennis Drive. Artuñedo vive una nueva etapa en su vida profesional con mucha fuerza y mirando al futuro al tiempo que se sincera sobre cómo vivió los meses de confinamiento.

 

Tras colgar la raqueta, ¿a qué se dedica Andrés Artuñedo?

Abandoné el tenis profesional en agosto de 2019. Mi último torneo fue en Pozoblanco. La vida te cambia mucho cuando dedicas tanto tiempo a un deporte de forma profesional. Cuando dejas de jugar, siempre hay un periodo en el que estás un poco en shock porque es algo que has hecho toda la vida. Tenía claro que, cuando dejase de jugar, seguiría ligado al tenis. Yo soy de Castellón y aquí he pasado poco tiempo por razones obvias. Estaba poco en casa y necesitaba un poco de tranquilidad por todo lo que conlleva el tenis profesional

Ahora estoy con Jorge Bellés en el CT Castellón, en la Academia Tennis Drive. Aquí la gente te conoce y estoy aportando mis conocimientos y ayudando a la gente joven. Todo más tranquilo. Como todos los trabajos, tienes sus cosas, pero la tranquilidad la valoro mucho, como también valoro el estar en casa y dormir allí cada día.

¿Terminaste quemado del tenis profesional?

La palabra no sería quemado, sino cansado. Es un deporte que te requiere estar al ciento por ciento cada día. Si no lo estás, los otros jugadores suman y tú no. Tienes que estar a tope en todos los niveles: técnico, físico, psicológico…. Eso conlleva un cansancio acumulado a lo largo de tantos años de dedicarte a esto. Eso sumado a la lesión que tuve de rotura del tendón del codo, me hizo adelantar la retirada.

¿Con qué te quedas de tu carrera?

Sobre todo, que el tenis que te enseña muchos valores. Es un deporte en el que necesitas madurar muy pronto. También me quedo con la amistad que creas con muchos tenistas. A nivel deportivo, me quedo con las victorias más significativas y torneos que he podido jugar. No te acuerdas de qué hacías tal día, pero sí el torneo que has ganado.

¿Cuál sientes cómo tu mejor momento?

Tengo un año muy marcado que creo que fue el mejor de mi carrera . Fue el año en el que era Junior de primero, creo que el año 2010 y fui campeón de España Junior en el Club de Campo Villa de Madrid. Gané a Roberto Carballés, y ese mismo año también fui subcampeón de Europa Junior en individual y dobles con Carballés. Eso fue en verano, y a finales de ese año, conseguí los primeros puntos de ATP. Gané dos Future seguidos en Madrid. También es verdad que en 2011 fui campeón Junior en dobles en Roland Garros con Carballés y es algo que recuerdas toda la vida. Ese año fue muy bueno porque jugaba Futures y Grand Slams Junior. Hice semis en Wimbledon. Fue un año con muy buenos resultados a nivel general en Junior y con puntos en ranking ATP.

¿Qué piensas que se te ha quedado en el tintero?

Lógicamente, no me quedo con lo negativo. En la carrera de un tenista no hay momentos tan buenos siempre. Destaco la carrera con entrenadores muy buenos. Mi ilusión hubiera sido estar jugando ATP 500 o ATP 250 y alargar un poco más mi carrera deportiva. Pero me quedo con todo lo positivo. He sido un chico muy profesional, con buena actitud a la hora de entrenar. No me quedo con lo negativo, son decisiones que se toman en un momento en la carrera de un tenista. Me quedo con el trabajo que he hecho y el nivel que he llegado.

Tu retirada coincidió a los pocos meses con el confinamiento a causa del Covid-19. ¿Cómo viviste un cambio tan radical en tu vida?

Para mí ha sido el periodo más difícil de mi vida. La vida de un tenista es muy ajetreada: viajes, entrenamientos, partidos…estás arriba y abajo todos los días de tu vida y, de repente, pasas de estar con un movimiento loco a estar encerrado en tu casa. Pasé momentos muy duros. No sabía que iba a pasar con mi vida. Era una película de terror. Me daba miedo hasta ver las noticias. Estar lavando la comida con lejía era impensable. Me volvía loco. Pasas de estar viajando por todo el mundo a estar lavando la comida con lejía. Una locura. El peor momento de mi vida. Me despertaba a las cuatro o cinco de la mañana, y encima con mi retirada que había sido hace poco. Fue todo como surrealista.

¿Cómo es tu trabajo en Tennis Drive?

Ahora mismo, soy el coordinador del grupo de competición de Tennis Drive en el Club de Tenis Castellón. Aportó experiencia a los chavales que vienen a entrenar y me encargo del grupo de competición desde pequeños a los jugadores que ya están disputando Futures. Mi responsabilidad es coordinar todos esos grupos, de que todo funcione correctamente y aportar mi experiencia profesional.

¿Qué nivel tiene el Grupo de Competición?

Tenemos jugadores de todos los niveles. De todas las edades. Hay gente que está jugando a nivel provincial , gente con más nivel y que está torneos autonómicos; chicos que tienen más nivel y ya está compitiendo en torneos nacionales y que juegan circuitos y, por último, chavales que están más a nivel profesional y que se dedican más al tenis y que están jugando nacionales, el IBP Tennis Series y previas de Futures. Cada uno tiene un nivel tenístico diferente. Tenemos gente con nivel, de 14 y 15 años que se están enfrentando a los mejores de España y con muy buena actitud. Con muchas ganas e ilusión para llegar a ser buenos tenistas.

¿Qué tomáis en Castellón que hay tantos jugadores de nivel profesional?

(Risas) La base principal es el trabajo diario. No hay otro secreto. Tenemos muchos clubes donde se trabaja muy bien el tenis; tenemos muy buenos entrenadores y se trabaja muy bien las base, y eso unido a que los niños ponen mucha ilusión y énfasis en lo que hacen, se nota. Creo que se trabaja muy bien la base.

¿Qué consejos desde tu punto de vista de jugador profesional, puedes aportar a los chavales que están empezando ahora?

Me veo reflejado en muchos de los chavales. El tenis de por sí es un deporte muy duro por el esfuerzo económico, mental, físico, de los padres…Es un esfuerzo titánico por lo que les digo que disfruten con lo que hagan . Si no disfrutas el tenis, es imposible seguir jugando al tenis. Si no te gusta el tenis a todos los niveles, es imposible. Les aconsejo que disfruten, que se dejen todo en los entrenamientos y si el día de mañana sigue así, serán buenos tenistas o que les quiten lo bailado.

¿Es el tenis una escuela de vida?

Por supuesto. Es una manera de vida. Te requiere todo el día estar pensando en él, pero ahora que soy entrenador, también vivo día a día con el tenis en la cabeza. Vives todo el día ligado al tenis. Y por supuesto, es un deporte que te enseña unos valores grandísimos. El tenis es un reflejo de la vida y los valores que te enseña, los puedes aplicar a tu vida diaria: respeto, compañerismo, profesionalidad…eso lo puedes trasladar a la vida.

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Quieres recibir más noticias como esta?Apúntate a nuestra newsletter y recibe todos los viernes un resumen de las noticias de la semana

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Suscríbete a nuestra Newsletter semanal

Recibirás todos los viernes un resumen de las noticias de la semana.